Domingo, 13 de octubre de 2019
Área de clientes
No cerrar sesión
Gestión de claves
Artículos
Legislación
Empresas cárnicas
Revista on line


¿Quieres ser cliente?

Socivesc muestra su malestar ante una resolución comunitaria sobre una inspección veterinaria realizada en España


La Sociedad Científica de Veterinaria de Salud Pública y Comunitaria (Socivesc) ha emitido un extenso comunicado en el que muestra su postura ante los resultados de una inspección de la Dirección General de Salud y de los Consumidores de la Comisión Europea, llevada a cabo por inspectores de la Oficina Alimentaria y Veterinaria, con la finalidad de evaluar los controles oficiales realizados en España en el sacrificio y transformación de la carne fresca de ovino y equino (Informe 2011-6021).

La conclusión final del texto estima que existen graves deficiencias en los controles oficiales con fallos significativos en la mayoría de los establecimientos visitados. Según Socivesc, este informe viene a decir que el desentendimiento de las autoridades competentes sobre el trabajo realizado por los veterinarios oficiales, provoca que los controles oficiales no sean verificados adecuadamente, por lo que las tareas realizadas, en no pocas ocasiones, lograban unos resultados insatisfactorios.

A tenor de esto, según Socivesc, "el veterinario oficial de matadero, se encuentra, más o menos, abandonado a su suerte, dependiendo del operador económico que es quien le ha de dotar de material (despacho, luz, teléfonos, etc.), con escasa formación y sin que ésta sea facilitada por la autoridad competente".

Socivesc, además de una nueva estructura única e inequívocamente sanitaria independizada de intereses no sanitarios, propone la creación de Veterinarios Especialistas en Salud Pública y Comunitaria, dotados de formación suficiente en todas las cuestiones de las que actualmente se adolece.

Algunas de las soluciones planteadas como la existencia de auxiliares de inspección son, en opinión de Socivesc, "como sustituir a un cirujano por un auxiliar de cirugía, mientras el primero sigue la intervención desde un monitor en otro lugar o poner a los mandos de un avión un auxiliar de vuelo".

Respecto a la postura de la industria cárnica de que sea el propio sector quien realice los controles, Socivesc estima que "podría resultar en condiciones ideales, diríamos mejor idílicas, pero crea evidentes conflictos de intereses, ser juez y parte es contraproducente". Pone como ejemplo el informe de la FVO 6021, en el que afirma que "en el 75% de los mataderos visitados el Explotador de la Empresa Alimentaria no garantizaba el cumplimiento de las normas generales de higiene, con una formación de los trabajadores inadecuada, con posibles repercusiones sobre la seguridad de las carnes frescas".

Como conclusión final, Socivesc, cuyo presidente es Marco Aurelio Sánchez, estima que es necesario mejorar los controles oficiales a través de una formación especializada, un número suficiente de veterinarios oficiales, según el tipo de establecimiento. También estima que es necesario reestructurar los servicios veterinarios oficiales para que dependan del sistema sanitario público en cada uno de los eslabones de la cadena alimentaria.

"Solo de esta manera podrá garantizarse que en el control oficial primen los criterios sanitarios y que no se supedite el mismo a criterios productivistas, que nuestros productos gozan de las máximas garantías en seguridad y salud, y que el ciudadano está protegido por su sistema sanitario eficazmente", afirma Socivesc.

Compartir esta noticia en:    Compartir en Linkedin LinkedIn        
©2019 Estrategias Alimentarias SL. Todos los derechos reservados. Aviso legal. Protección de datos