Lunes, 16 de septiembre de 2019
Área de clientes
No cerrar sesión
Gestión de claves
Artículos
Legislación
Empresas cárnicas
Revista on line


¿Quieres ser cliente?

El consejero de Agricultura subraya la eficiencia del sistema de trazabilidad andaluz en situaciones de alerta sanitaria


El consejero de Agricultura, Pesca y Medio Ambiente, Luis Planas, ha informado en el Parlamento andaluz sobre la gestión de la situación sufrida en Andalucía a raíz de la "injustificada asociación del consumo de hortalizas frescas andaluzas" con la alerta sanitaria registrada por Alemania el pasado año tras el brote de E.coli. Algo que, a su juicio, y dada "la pérdida repentina de confianza en los consumidores, causó una perturbación muy importante en el mercado hortofrutícola", en cuya recuperación ha tenido un importante papel la eficiencia demostrada por el sistema de trazabilidad de la región.

Como ha explicado el consejero, cuatro días después de la alerta, el pasado 30 de mayo, el impacto negativo de la misma se había extendido a otros países y productos. Así, Austria, Reino Unido, Dinamarca y Finlandia hicieron declaraciones contra las producciones andaluzas, Francia cerró el mercado al melocotón de la comunidad y Rusia prohibió la entrada de todas las frutas y hortalizas europeas.

En este escenario, la Junta de Andalucía llevó a cabo una labor desde el primer día (26 de mayo) "enfocada a verificar mediante análisis científico la veracidad de los hechos", ha recordado Luis Planas. "El reconocido sistema de trazabilidad de las producciones andaluzas" permitió identificar el mismo día que los lotes de hortalizas acusados desde el país germano procedían de 13 explotaciones, hasta donde se trasladaron los trabajadores de la Consejería para recoger muestras de suelo, agua y fruto. Éstas se recibieron la noche del día siguiente en el laboratorio de Atarfe (Granada), desde donde se pusieron en marcha las labores de coordinación con el Laboratorio Nacional de Referencia de Lugo para obtener finalmente un resultado negativo de los análisis.

De forma paralela, se creó una comisión de trabajo permanente en la que colaboraron los gobiernos regional y central, y se comenzó a estudiar la posibilidad de reclamar indemnizaciones económicas con cargo a los mecanismos de crisis establecidos en la Política Agrícola Común (PAC). Tras articularse las medidas excepcionales europeas, "y con un escaso margen temporal, se estableció un sistema que permitiera poner a disposición de los productores los complejos mecanismos de crisis", ha reseñado el consejero, que ha añadido que "era necesario hacer comprensible para los usuarios todos los requisitos exigidos por la estricta normativa comunitaria".

El consejero ha expuesto que, con esta finalidad, la Junta tomó parte en numerosas reuniones tanto con las administraciones implicadas como con los representantes del sector. En concreto, desde el 9 de julio se celebraron una decena de encuentros informativos en Almería y Málaga.

Compartir esta noticia en:    Compartir en Linkedin LinkedIn        
©2019 Estrategias Alimentarias SL. Todos los derechos reservados. Aviso legal. Protección de datos