Domingo, 17 de noviembre de 2019
Área de clientes
No cerrar sesión
Gestión de claves
Artículos
Legislación
Empresas cárnicas
Revista on line


¿Quieres ser cliente?

En 2011 hubo más de 9.000 notificaciones de alertas sanitarias por alimentos en la UE


Los estados miembros notificaron el pasado año más de 9.000 alertas por potenciales riesgos sanitarios derivados de alimentos, una cifra récord en un año marcado por la grave crisis causada por la bacteria E.coli, según informa Efe.

De los 9.157 avisos transmitidos al Sistema europeo de Alerta Rápida (RASFF, según sus siglas en inglés), solo 3.812 se referían a casos nuevos, mientras que el resto tenían por objetivo realizar un seguimiento, precisa el informe anual 2011 publicado el 23 de julio por la Comisión Europea.

La CE precisó que el aumento de los avisos no debe interpretarse como un incremento de los casos de alarma, sino como una muestra de una mejor detección de los problemas. Entre las alertas más frecuentes figuró la presencia de aflatoxinas (una variedad de micotoxinas producidas por mohos) en los piensos, las frutas pasas y los frutos de cáscara.

En España, la cifra total de casos de alerta por potenciales riesgos sanitarios derivados de alimentos o piensos en 2011 ascendió a 302, frente a los 285 comunicados el año anterior.

La lista de los productos y riesgos sobre los que hubo más notificaciones en España la encabezaron el pescado y derivados (tres casos por contaminación por metales o infección por parásitos) y los productos y suplementos dietéticos (por presencia de sustancias no autorizadas).

España detectó 50 alertas sanitarias que afectaron al pescado y productos derivados, y que tuvieron como origen un escaso control de la temperatura o la ruptura de la cadena de frío, indica un comunicado de la Comisión.

La procedencia más frecuente de los alimentos que suscitaron alertas en los países europeos el año pasado fue China, seguida por India, Turquía, Alemania y España.

El informe de este año pasa revista además a la crisis causada en 2011 por la bacteria E.coli, que produjo medio centenar de muertes y graves daños al sector hortofrutícola español, acusado inicialmente de ser el origen del brote. La CE considera que el sistema europeo de alerta rápida ayudó a mitigar el impacto y recuerda que el trabajo llevado a cabo por el grupo de expertos al que se encomendó el caso logró determinar el origen del brote. Asimismo, indica que la "crisis del pepino" sirvió para detectar algunas deficiencias, como la necesidad de mejorar la comunicación en el caso de una crisis alimentaria "para no crear un pánico innecesario".

También puso de relieve que había que mejorar la interacción entre las distintas redes y sistemas de alerta, para lo cual se creó una plataforma en internet (llamada iRASFF) que según la CE mejorará la rapidez de la información.

Mediante el Sistema de Alerta Rápida, cuando un país nota un posible problema para la seguridad alimentaria lo comunica a la CE y ésta a su vez transmite la información al resto de países comunitarios.

Compartir esta noticia en:    Compartir en Linkedin LinkedIn        
©2019 Estrategias Alimentarias SL. Todos los derechos reservados. Aviso legal. Protección de datos