Jueves, 1 de octubre de 2020
Área de clientes
No cerrar sesión
Gestión de claves
Artículos
Legislación
Empresas cárnicas
Revista on line


¿Quieres ser cliente?

“El papel del capital inversión en la industria de los alimentos y bebidas de Europa” realizado por 3i


Las nuevas tendencias de los consumidores europeos están influyendo de manera decisiva en una mayor presencia de la inversión proveniente del capital riesgo y el capital desarrollo en el sector de Alimentación y Bebidas en la Unión Europea, según se desprende del estudio “El papel del Capital Inversión en la industria de los alimentos y bebidas de Europa” realizado por la compañía 3i.nn

Las inversiones en capital desarrollo dirigidas al sector alimentario en Europa aumentó enormemente el año pasado, lo que contrasta con la caída experimentada en le volumen general de inversión. En concreto, la inversión en el sector alimentario en Europa pasó de los 2.700 millones de Euros en 2001 a los 4.500 millones del último ejercicio. Este fuerte incremento indica que el sector sigue siendo muy atractivo para las compañías de inversión.nn

Esto se debe en buena parte a la variación en el hábito de los consumidores que están impulsando la expansión del sector hacia otros mercados como el de la comida preparada. Asimismo, el aumento en la concienciación de los consumidores en lo que a la salud se refiere se traduce en unos controles alimentarios cada vez mayores y, por lo tanto, a la aparición de nuevas tecnologías centradas en el seguimiento y el análisis de los productos.nn

Las ventas de comidas preparadas en los cinco mercados europeos más importantes (Reino Unido, Alemania, Francia, Italia y España) crecieron en los últimos cinco años un 29%, pasando de los 5.400 a 7.000 millones de Euros. Los analistas consideran que este hecho seguirá produciéndose en el futuro y además de una manera aún más generalizada.

Según los expertos consultados por 3i, el elevado margen de beneficios del sector de las comidas preparadas va a ser uno de los segmentos más atractivos para el desarrollo y consolidación de las marcas y por lo tanto hará que este segmento sea muy atractivo para las inversiones procedentes del capital riesgo.nn

Otro de los puntos a destacar es el consumo de alimentos y bebidas en lugares externos al hogar, que ha pasado de un 32% del consumo total europeo en 1995, al 35% en el 2000, y las previsiones apuntan a un 38% para 2005. Este cambio está impulsando la demanda al por mayor del segmento de servicio de comida que ha pasado del 4 al 5% al año en toda Europa.nn

Asimismo, las expectativas de crecimiento son muy elevadas en el denominado sector de alimentos funcionales (alimentos a los que se le añaden componentes o elementos que aportan ventajas fisiológicas o médicas específicas), en donde el sector lácteo ocupa el primer puesto.nn

Tras las pasadas crisis alimentarías (EEB, fiebre Aftosa..) han generado una mayor demanda de soluciones para un seguimiento eficaz de los productos y una reducción de los tiempo necesarios para realizar las pruebas de control de patógenos alimentarios.

De esta manera, en la cadena de suministro para gestionar la sanidad de la alimentación se necesitan nuevos departamentos y profesionales especializados en biotecnología, análisis de datos y software o ingeniería de alimentos y envasados. nn

Otra de las áreas que está estimulando en la actualidad la innovación es la búsqueda de nuevas tecnologías de envasado que hagan que los alimentos frescos resulten más seguros sin afectar por ello la calidad.nn

En estos casos la financiación del capital riesgo puede aportar la flexibilidad para afrontar el largo periodo necesario para comprobar la tecnología, superar las pruebas científicas y el largo plazo necesario para valorar la aceptación de los consumidores.nn

Otro de los puntos a favor de la entrada de capital inversión en las compañías de alimentación y bebidas de Europa es el enorme grado de fragmentación en el sector. La concentración empresarial ofrece la posibilidad de aprovechar unas grandes economías de escala entre las compañías alimentarias, mientras que las empresas de capital inversión pueden utilizar estrategias de aperturas y adquisiciones para desarrollar nuevos mercados entre las numerosas compañías de menor tamaño.nn

De hecho, se está produciendo una consolidación del mercado gracias al establecimiento de una nueva economía alimentaria, caracterizada por una mayor interacción entre las disciplinas tradicionales de la alimentación y determinados sectores como el de la biotecnología y la tecnología de la información.nn

La industria alimentaria no ha sufrido una reducción en el número de empresas del sector. El volumen de la actividad de fusiones y adquisiciones de las empresas alimentarias de Europa se ha mantenido relativamente constante en los últimos años. Durante el último año estas operaciones financieras alcanzaron en toda la Unión Europa las 374 transacciones con un valor total de 12.800 millones de Euros.nn

No hay duda de que se producirá una mayor consolidación en el sector en Europa, ya que –si excluimos al sector minorista- la industria de alimentos y bebidas del la U.E. sigue estando sumamente fragmentada, por ejemplo en España el 86% de las compañías del sector son empresas pequeñas que cuentan con menos de 50 empleados.nn

Por último, el capital inversión también ve como un área en constante crecimiento los MBO (compras por parte del equipo directivo) y los MBI (adquisición de una empresa por ejecutivos ajenos a ella) de empresas familiares, especialmente en Francia, Italia y España.

Compartir esta noticia en:    Compartir en Linkedin LinkedIn        
©2020 Estrategias Alimentarias SL. Todos los derechos reservados. Aviso legal. Protección de datos