Jueves, 16 de septiembre de 2021
Área de clientes
No cerrar sesión
Gestión de claves
Artículos
Legislación
Empresas cárnicas
Revista on line


¿Quieres ser cliente?

El USDA pronostica una positiva evolución del sector cárnico mexicano para 2019


El Departamento de Agricultura de Estados Unidos acaba de publicar su informe referente a las previsiones de evolución de la producción de carne de vacuno y de porcino en México para este año 2019.

En el caso del vacuno, el pronóstico para la ganadería en 2019 se mantiene sin cambios en 7,9 millones de cabezas, ya que los precios estables de los piensos permiten que la producción se expanda a un ritmo moderado pero constante. El USDA destaca que con el nuevo gobierno de Andrés Manuel López Obrador, muchos de los programas de apoyo agrícola del gobierno anterior, particularmente aquellos que benefician a los productores más grandes del Norte, ya han sido eliminados en un esfuerzo por desviar fondos a los programas de alivio de la pobreza. Los programas anteriores de mejoramiento de ganado, como el Programa de Fomento Ganadero (Programa de Promoción de Ganado, conocido como PROGAN) y el Programa de Mejoramiento Genético no están incluidos en el nuevo presupuesto nacional mexicano. La industria mexicana cree que la eliminación de estos programas no tendrá un impacto en la producción en el futuro inmediato, aunque aún está por verse si el sector experimentará repercusiones a largo plazo de su eliminación.

A este mismo respecto, el SENASICA ha trabajado para expandir el sistema de instalaciones de matadero de TIF ofreciendo diferentes tipos de incentivos para que los productores usen las instalaciones de este tipo. Desde 2003, SENASICA incentivó a los productores a utilizar estas instalaciones ofreciendo pequeños pagos de apoyo por cada vaca o cerdo sacrificado en una instalación de TIF. Estos pequeños subsidios fueron útiles para promover el uso de las instalaciones de TIF en lugar de los mataderos municipales.

Según la Asociación Nacional de Establecimientos TIF (Anetif), el 68% del ganado vacuno y el 64% de los cerdos en México fueron sacrificados en una instalación de TIF en 2016. Sin embargo, la nueva Administración Presidencial Mexicana eliminó el programa de subsidios de TIF en el Presupuesto Nacional de México de 2019como medida de ahorro de costes. A algunos sectores de la industria mexicana les preocupa que los productores puedan volver a las instalaciones de matadero municipales sin el subsidio, mientras que otros esperan que los pagos de incentivos puedan restablecerse en los próximos años.

La producción de carne de vacuno para 2019 se prevé en 2 millones de toneladas como resultado del crecimiento moderado en el sector y el aumento de las oportunidades de exportación. Si bien se espera que la producción nacional de carne bovina aumente en un 2-3% por ciento en 2019, los altos niveles de producción en los Estados Unidos, combinados con los precios relativamente altos de la carne vacuna probablemente mantendrán la producción relativamente estable. Algunas fuentes de la industria creen que la producción mexicana debería mantenerse estable para evitar un exceso de oferta de carne y precios más bajos frente al aumento de las importaciones de carne.

El pronóstico para el consumo de carne de vacuno en 2019 aumentó ligeramente a 1,89 millones de t. Si bien el consumo sigue aumentando, los precios altos lo restringe en muchos segmentos de la población. El consumo interno de carne vacuna no ha crecido al mismo ritmo junto con el aumento de la producción, principalmente debido a los precios elevados, que continúan impulsando la preferencia de los consumidores hacia la carne de cerdo o aves de corral.

Si bien sigue habiendo un mercado fuerte para la carne de vacuno de calidad, representa un sector más pequeño de la población. Algunas fuentes de la industria creen que el mercado de carne de vacuno puede necesitar reinventarse en los próximos años para evitar nuevas disminuciones en los niveles de consumo.

En cuanto al comercio de carne de vacuno, se espera que México importe 220.000 t en 2019, subiendo la cantidad respecto a 2018. Y es que las importaciones de carne fresca y refrigerada aumentaron un 5,8% entre enero y octubre de 2018 respecto al año anterior, mientras que las importaciones de carne congelada experimentaron una disminución del 18% en el mismo período.

Respecto a las exportaciones de carne en 2019 se estiman en 330.000 t, ya que México continúa buscando nuevos mercados por su producción en aumento. México está tratando de diversificar su cartera para las exportaciones de carne de vacuno, buscando maximizar el beneficio de diferentes cortes, productos y subproductos. Aumentó sus exportaciones de carne fresca / refrigerada en un 8,3% de enero a octubre de 2018. Mientras que Estados Unidos sigue siendo el principal destino de exportación de México de carne fresca / refrigerada con más del 96% del mercado, aumentaron significativamente sus exportaciones a Canadá (+106%) y Japón (+50%) en 2018.

El informe también analiza la evolución del sector porcino mexicano cuya producción podría rondar los 1,36 millones de t en 2019. Los estados que cuentan con mayores producciones cárnicas de este tipo son Jalisco, Sonora, Puebla, Yucatan, Veracruz y Guanajuato que agrupan más del 77% de la producción.

México aún no puede satisfacer su propia demanda de carne de cerdo, ya que importa alrededor del 56% de su consumo interno. Sin embargo, la modernización de la infraestructura, la integración vertical y la mejora de la bioseguridad están permitiendo a los productores de carne de cerdo mexicanos aumentar la producción para satisfacer la creciente demanda interna de carne de cerdo. La falta de instalaciones de sacrificio ha limitado en años anteriores el crecimiento de algunos productores, por lo que compañías como Granjas Carroll, uno de los productores de carne de cerdo más grandes de México, están tomando un control adicional de su cadena de suministro al construir sus propias instalaciones de sacrificio. Granjas Carroll acaba de abrir el matadero de cerdos más grande de México en 2019 en el estado de Puebla. La instalación ya cuenta con la certificación TIF y la compañía planea exportar de inmediato a Estados Unidos, Japón y Corea del Sur.

El pronóstico de consumo para 2019 se incrementó a 2,4 millones de t, ya que se espera que la demanda de carne de cerdo continúe debido a los precios más bajos y las preferencias de los consumidores. Si bien el consumo de elaborados cárnicos con mayor valor añadido en México está aumentando, la preferencia del consumidor continúa siendo la compra de cortes de carne en los supermercados. Sin embargo, la industria predice que los consumidores mexicanos pasarán a productos de mayor valor agregado, como productos loncheados o marinados.

México también se ha convertido en un procesador de carne de cerdo, así como un productor. La Federación de Exportaciones de Carne de los Estados Unidos (USMEF, por sus siglas en inglés) estima que aproximadamente el 70%de las exportaciones de carne de cerdo de los Estados Unidos a México están destinadas al procesamiento y el 25% a la venta minorista. Las empresas procesadoras importan materias primas de cerdo de los Estados Unidos, las procesan en productos como hot dogs, salchichas, jamones cocidos y productos novedosos en establecimientos mexicanos, y luego exportan o venden los productos terminados a nivel nacional.

Las importaciones de carne de cerdo para 2019 se pronostican en 1,25 millones de t, lo que demuestra la demanda continua de carne de cerdo para los sectores de consumo y procesamiento. Las importaciones totales de carne de cerdo en México fueron un 11% más altas entre enero y octubre de 2018 que durante el mismo período del año anterior. Gran parte del aumento se debe a las mayores importaciones de carne de cerdo fresca / refrigerada / congelada, con la mayoría del producto de los Estados Unidos. México también experimentó aumentos notables en las importaciones de carne de cerdo bajo el código 0203 del SA desde Canadá (+39%) y España (+2.248%).

Frente a esto, las exportaciones mexicanas de carne de cerdo alcanzarán las 205.000 t y estarán destinadas, en su amplia mayoría, al mercado japonés que absorbe el 75% del total.

Por último, en cuanto a la guerra comercial con EE.UU., los aranceles impuestos inicialmente redujeron el volumen de las importaciones de carne de cerdo de los Estados Unidos en México después de su implementación, cuando las importaciones mensuales de los Estados Unidos fueron un 10% menores en junio respecto a mayo. Las importaciones mensuales desde los EE.UU. se mantuvieron bajas durante el verano, pero se recuperaron en septiembre de 2018 para el comienzo de la temporada de vacaciones. A noviembre de 2018, las exportaciones estadounidenses de carne de cerdo a México habían aumentado en general en más de un 6% en comparación con el mismo punto en 2017.

Si bien Estados Unidos sigue siendo el mayor proveedor de importaciones de carne de cerdo en México, ya que abastece el 85% de las importaciones totales de carne de cerdo mexicana, los aranceles contra el producto estadounidense brindaron una oportunidad para que otros países llenen la brecha en las importaciones. Canadá ganó participación de mercado al aumentar significativamente las exportaciones de varios tipos de productos porcinos.

México es el principal destino de exportación de productos porcinos de los Estados Unidos, representando más de un tercio del total de las exportaciones de carne de cerdo y variedad en Estados Unidos por volumen y el 22% en valor de enero a noviembre de 2018.
Compartir esta noticia en:    Compartir en Linkedin LinkedIn        
©2021 Estrategias Alimentarias SL. Todos los derechos reservados. Aviso legal. Protección de datos