Martes, 29 de septiembre de 2020
Área de clientes
No cerrar sesión
Gestión de claves
Artículos
Legislación
Empresas cárnicas
Revista on line


¿Quieres ser cliente?

EE.UU. impone aranceles del 25% a la carne de cerdo de la UE y algunos derivados cárnicos




Anice, Fiab y UPA pide que las autoridades españolas y europeas tomen medidas que eviten los aranceles ante el coste que supondría para otros sectores

Desde la Oficina del Representante de Comercio de Estados Unidos se ha informado que este país va a imponer aranceles del 25% a determinados productos de la Unión Europea desde el próximo 18 de octubre.

Entre los productos que sufrirán estos aranceles están productos agroalimentarios como las aceitunas o la carne de cerdo y derivados cárnicos como embutidos así como quesos italianos o el whisky escocés, entre otros muchos. El jamón curado en principio no estaría en este listado.

Todo está pendiente de una nueva ronda de negociaciones que se llevará a cabo el próximo 14 de octubre entre los representantes europeos y los norteamericanos.

El motivo de estos aranceles se encuentra en que EE.UU. considera que la UE ofreció ayudas a la fabricación de los aviones Airbus y esto supondría una competencia ilegal frente a la fabricación de aviones en EE.UU.

De enero a julio de este año 2019, las exportaciones de carnes de porcino europeas, tanto congeladas como frescas y sus despojos (tocinos y subproductos) sin incluir el jamón curado hacia Estados Unidos, han supuesto para la Unión Europea ya un total de 241,48 millones de euros, según los datos del EUROSTAT.

El país de la Unión Euorpea más afectado por estos aranceles en el caso del porcino sería Polonia que ha realizado ya unas ventas en 2019 por más de 100 millones de euros, seguido por Dinamarca con 51,5 millones de euros. España ocupa el cuarto puesto en ventas en 2019 con 23,23 millones de euros.

Las primeras reacciones no se han hecho esperar y así, la Asociación Nacional de Industrias de la Carne de España (Anice) aseguran que esta medida tendrá un impacto negativo ya que EE.UU. es un mercado de especial interés para las exportaciones españolas de carnes y elaborados de porcino.

Sin embargo, transmiten un mensaje de tranquilidad al sector, ya que actualmente el mercado principal al que se exportan productos cárnicos es China. Además, uno de los productos más importantes para la industria española del porcino, el jamón curado, no se encuentra en la lista de productos afectados por esta medida arancelaria. Por ello, la asociación no quiere alarmarse ante esta situación y espera que se resuelva cuanto antes.

"Consideramos que el efecto negativo de esta medida sobre la industria cárnica española será limitado, no obstante, esperamos que el Gobierno español y la Unión Europea intenten resolver el conflicto de forma favorable" explica Miguel Huerta, secretario de ANICE.

El mercado de Estados Unidos es el cuarto destino extracomunitario de las exportaciones españolas de carnes y derivados de porcino, que alcanzaron las 9.178 toneladas en 2018, por valor de 52,3 millones de euros. Los resultados para este 2019 son más prometedores hasta al menos el mes de julio ya que hasta entonces ya se llevaban exportadas 6.600 t por 33,7 millones de euros.

Actualmente, España cuenta con 45 establecimientos autorizados para exportar productos cárnicos a Estados Unidos, de los cuales, 20 son industrias transformadoras y seis mataderos.

Desde Fiab se ha solicitado al Gobierno y a las autoridades de la Unión Europea la máxima colaboración para evitar la imposición de aranceles a algunos alimentos y bebidas españoles con la que Estados Unidos ha amenazado a Europa.

“Esta política arancelaria, cuyo único objetivo es causar el mayor daño económico y político posible a Europa, encierra a la industria de alimentación y bebidas dentro de esta guerra comercial con la consecuente pérdida de competitividad para las empresas españolas frente a otros operadores internacionales y la repercusión negativa en el empleo nacional”, señala Mauricio García de Quevedo, director general de FIAB.

La Federación también advierte de las secuelas que la imposición de estos aranceles tendría no sólo sobre los sectores directamente afectados, sino también en un número importante de sectores relacionados como son el sector primario, la distribución, o el transporte y que, de forma conjunta y con la industria de alimentación y bebidas, representan una parte fundamental de la economía española.

Desde UPA, se considera que "los agricultores y ganaderos españoles vuelven a ser las principales víctimas colaterales del conflicto comercial que está orquestando el magnate Donald Trump". La organización agraria reclama una “respuesta contundente” desde Madrid y desde Bruselas “al más alto nivel” a este anuncio que podría causar graves daños a la economía de toda España y cuyos efectos “aún no alcanzamos ni siquiera a vislumbrar”.

Para Pekka Pesonen, secretario general del Copa-Cogeca, "lamentamos que el sector agrícola esté pagando nuevamente la factura por una decisión política sobre el comercio que no tiene nada que ver con la agricultura. Como dijo el Comisario Malmström, crear volatilidad en el comercio internacional podría ser miope y contraproducente no solo para el comercio internacional, sino también con respecto a los desafíos clave que las comunidades agrícolas de la UE y EE.UU. Tendrán que enfrentar en la lucha contra el cambio climático, la seguridad alimentaria y la renovación generacional. Los agricultores de ambos lados del Atlántico necesitan estabilidad y confianza para realizar inversiones a largo plazo para seguir siendo competitivos y atractivos. Hacemos un llamado a los tomadores de decisiones para crear un entorno comercial más predecible, en beneficio de la comunidad agrícola y los consumidores de todo el mundo".

Compartir esta noticia en:    Compartir en Linkedin LinkedIn        
©2020 Estrategias Alimentarias SL. Todos los derechos reservados. Aviso legal. Protección de datos