Martes, 7 de abril de 2020
Área de clientes
No cerrar sesión
Gestión de claves
Artículos
Legislación
Empresas cárnicas
Revista on line


¿Quieres ser cliente?

Un estudio muestra el incremento de la eficiencia en el uso del agua en las producciones ganaderas


Un estudio elaborado por el Instituto Daugherty para el Uso del Agua en la Industria Alimentaria ha mostrado recientemente que la utilización de agua en la producción ganadera de EE.UU. se ha reducido en un 36% pese al incremento registrado en la cabaña ganadera de este país.

Basándose en datos del Departamento de Agricultura de los EE.UU. y otras fuentes, el equipo de investigación analizó los resultados anuales sobre el uso de agua en la producción de carne de vacuno, cerdo, aves y leche de EE.UU. desde 1960 hasta 2016 y estimó las cantidades anuales de agua invertidas en cada clase de ganado: la lluvia y el riego necesario para cultivar granos y otros ingredientes para la alimentación del ganado, el agua potable que consume el ganado y el agua utilizada para limpiar los animales y las instalaciones ganaderas.

Al dividir el peso anual de cada producto ganadero por el volumen de agua necesario para producirlo, los investigadores calcularon la productividad del agua, una medida por animal de la eficiencia con que los productores estadounidenses convirtieron el agua en alimentos.

Descubrieron que la productividad del agua en EE.UU. para los seis productos ganaderos analizados (carne de vacuno, cerdo, pollo, pavo, leche y huevos) mejoró de manera sustancial a lo largo de los 56 años.

Según este Instituto, Estados Unidos produjo leche incrementó por 5 la eficiencia de la producción láctea; cuatro veces la de carne de cerdo, tres veces la de carne de pollo, pavo y huevos y duplicó la eficiencai en la producicón de carne de vacuno. El uso del agua cayó en un 36% desde 1960 hasta el año 2016.

El autor principal del estudio, Mesfin Mekonnen, profesor asistente de investigación del Instituto de Agua para Alimentos de la Universidad de Nebraska, dijo que el aumento proyectado de la población mundial, de aproximadamente 7.700 millones actuales a casi 10.000 millones de personas para 2050, continuará exigiendo mejoras la eficiencia del agua.

"A nivel mundial, vemos que la población está creciendo, los ingresos están mejorando, y con eso, la demanda de productos ganaderos está aumentando", dijo Mekonnen. “Al comparar un producto ganadero con un producto de cultivo equivalente a nutrientes, el ganado demanda más agua. Por lo tanto, con el aumento de la demanda de productos animales, habrá más demanda de agua, lo que creará más presión las posibilidades de su uso".

Las recientes mejoras en la productividad del agua, dijo Mekonnen, probablemente provienen de algunos factores. Una combinación de cría selectiva, ingeniería genética y suplementos ha aumentado el tamaño del ganado promedio, dijo, lo que generalmente resulta en más alimentos de cada animal.

Sin embargo, esfuerzos similares también han mejorado la eficiencia con la que el ganado convierte su propio alimento, generalmente granos, pastos o sus subproductos, en carne, leche y huevos. Si bien el peso total de los productos ganaderos de EE.UU. creció en un 48% durante los últimos 56 años, el peso de la alimentación que reciben los animales solo creció en un 8%, según el estudio.

Además, muchos de los granos que constituyen alimento para el ganado han sido criados o modificados para requerir menos agua que hace unas décadas, lo que reduce directamente la huella hídrica de la industria, según el estudio.

Aunque la eficiencia del agua utilizada en la producción de carne mejoró menos entre los productos ganaderos (el ganado vacuno representa casi la mitad de la huella hídrica de la industria ganadera de los Estados Unidos), Mekonnen enfatizó la importancia del contexto al evaluar las consecuencias para el medio ambiente y la seguridad alimentaria. Muchos bovinos, particularmente aquellos en zonas como las Sandhills de Nebraska, se alimentan de pastos que no son comestibles para los humanos y se cultivan en pastizales inadecuados para otros cultivos.

Mekonnen citó las dietas de ganado alimentado con granos y otras como objetivos para mejorar aún más la productividad del agua. El equipo informó que cambiar un poco de maíz y soja por granos destiladores (subproductos de los granos destilados para biocombustibles y otros fines) podría mejorar la productividad del agua de la leche en aproximadamente un 20%, la carne de cerdo en más del 10% y la carne de vacuno y aves en aproximadamente 5% 

Debido a que los granos destiladores pueden contener más proteínas y proporcionar más energía que la harina de maíz y soja, también podrían mejorar indirectamente la productividad del agua a través del crecimiento del ganado, dijo Mekonnen.

"Debemos concienciarnos de que necesitamos mirar la cadena de suministro completa cuando hablamos de ganado u otros productos, desde la producción de alimentos hasta la producción final", dijo. “Es necesario seguir mejorando".

El equipo detalló sus hallazgos en la revista Environmental International .

 
Compartir esta noticia en:    Compartir en Linkedin LinkedIn        
©2020 Estrategias Alimentarias SL. Todos los derechos reservados. Aviso legal. Protección de datos