Lunes, 25 de octubre de 2021
Área de clientes
No cerrar sesión
Gestión de claves
Artículos
Legislación
Empresas cárnicas
Revista on line


¿Quieres ser cliente?

Proyecciones UE 2020 a 2030: el sector cárnico dependerá cada vez más de las exportaciones y debe afrontar la sostenibilidad ante la demanda del consumidor


La producción total se reducirá en un 2,3%

La UE ha hecho público su informe de previsiones sobre la evolución de la producción y el comercio de carnes a medio plazo, de 2020 a 2030. Dicho reporte pueden encontrarlo en la sección Documentos de eurocarnedigital. Las preocupaciones por la sostenibilidad y la sociedad deberían desempeñar un papel más destacado en la configuración de los mercados cárnicos de la UE. En este contexto, las tendencias más influyentes que podrían ser evidentes para 2030 incluyen:
  • menor consumo per cápita,
  • menor producción basada en sistemas más eficientes, junto con menos animales, y
  • menores exportaciones de animales vivos.

La sostenibilidad, con sus objetivos medioambientales, económicos y sociales, desempeñará un papel cada vez más destacado en los mercados cárnicos de la UE, tanto para los productores como para los consumidores. Esto podría dar lugar a una reducción del censo ganadero de la UE, en particular de bovinos y porcinos (-5,5 millones y -4,5 millones de cabezas, respectivamente) para 2030.

Vinculado a la producción y la sostenibilidad, la disminución prevista de las exportaciones afectará a los animales vivos (-30%) , pero un aumento esperado de las exportaciones de aves de corral (+ 7,6%) ayudará a valorizar los cortes que son menos populares entre los consumidores de la UE. Se prevé que la producción total de carne sea menor en 2030 en un 2,3%, aunque la modernización, la adaptación y las tecnologías innovadoras conducirán a una producción más eficiente.

Sin embargo, los mercados de carne de la UE siguen estando fuertemente influenciados por la disponibilidad de carne en el mercado interno (resultante de una combinación de capacidad de producción y exportaciones), lo que puede alterar la tendencia proyectada (a la baja). La disponibilidad de carne ha fluctuado en los últimos años, desde una caída vinculada a la reestructuración del sector lácteo, nuevas regulaciones que afectaron al sector de la carne de porcino y una oferta de carne en general escasa en 2013, hasta una amplia oferta de todo tipo de carne en 2018. por una disminución, particularmente en las importaciones, que fue acelerada por la pandemia de COVID-19 en 2020.

La dependencia del mercado mundial se ha intensificado recientemente y puede seguir afectando la disponibilidad de carne para el consumo de la UE. La UE reorientó una proporción creciente de su producción de carne (carne de cerdo, cortes y despojos específicos de aves de corral) a China en 2019-2020, en respuesta al brote de peste porcina africana (PPA) en Asia. 

Se prevé que el consumo de carne de la UE disminuirá de 68,7 kg a 67,6 kg per cápita para 2030, acompañado de cambios en las preferencias de los consumidores, con el consumo de carne de vacuno que seguirá disminuyendo y las aves reemplazando la carne de cerdo.

Las preocupaciones de los consumidores sobre el medio ambiente y el cambio climático significarán que prestarán más atención al proceso de producción (por ejemplo, mercados locales, esquemas orgánicos y de calidad, bienestar animal y huella ambiental).

Los cambios en los hábitos de consumo van desde ajustes dietéticos (más flexitarianos, vegetarianos y veganos) y consideraciones de salud (envejecimiento de la población y menores necesidades de proteínas) hasta conveniencia (con un cambio de alimentos frescos) hacia carnes y preparaciones más procesadas.

Se espera que el consumo mundial de carne continúe creciendo (+ 1,1% anual), gracias al crecimiento demográfico y económico de los países en desarrollo. Si bien una gran parte de la demanda mundial se satisfará mediante la producción nacional (+ 1% anual), se necesitarán 4 millones de toneladas adicionales de importaciones (especialmente de aves de corral y carne de res) para cubrir la brecha en muchos países. La UE se beneficiará de forma limitada de la demanda adicional, principalmente de carne de aves, mientras que los envíos de carne de porcino de la UE se reducirán. La recuperación de China en términos de ganadería y producción será completa más o menos para 2025, y sus importaciones de todo tipo de carne, impulsadas en 2019-2020, se reducirán hacia 2030.

Las enfermedades globales, como los brotes de peste porcina africana y la posterior recuperación en Asia o la pandemia actual de COVID-19, crean mucha incertidumbre en torno a la demanda mundial de importaciones de carne.
Compartir esta noticia en:    Compartir en Linkedin LinkedIn        
©2021 Estrategias Alimentarias SL. Todos los derechos reservados. Aviso legal. Protección de datos