Martes, 15 de junio de 2021
Área de clientes
No cerrar sesión
Gestión de claves
Artículos
Legislación
Empresas cárnicas
Revista on line


¿Quieres ser cliente?

Anice pide que ninguna figura de calidad de derivados cárnicos esté obligada a cumplir con el etiquetado Nutriscore


Reitera su oposición a este sistema de etiquetado y pide que haya uno armonizado a nivel europeo

Coincidiendo con el debate actual que hay en torno a la aplicación del etiquetado Nutriscore a los productos alimentarios y su categorización, la Asociación Nacional de Industrias Cárnicas de España, Anice, ha vuelto a reiterar su oposición a esta propuesta de etiquetado nutricional ya que "no está adaptada a la realidad nutricional ni a los hábitos de consumo de la población española, ni tampoco a la Dieta Mediterránea al no representar la realidad alimentaria española y ser una amenaza al funcionamiento del mercado único de la UE".

La asociación recuerda que Nutriscore es propiedad del Gobierno francés y España no podría modificar el método de cálculo y clasificación de los productos alimentarios.

Ante esto, Anice considera que debe haber un único método de etiquetado frontal en los alimentos armonizado a nivel europeo, armonizado. que mejore las deficiencias del sistema Nutriscore.

Sin embargo, de llegar a ponerse en marcha este sistema de etiquetado frontal, Anice cree necesario que los productos amparados por figuras de calidad (DOP, IGP y ETG) queden excluidos de su cumplimiento.

Y para ello pone como ejemplo el aceite de oliva que ha sido excluido por ser un producto "tradicional de la dieta y cultura españolas, como lo son el jamón serrano e ibérico, que en muchos casos son amparados por estas figuras de calidad diferenciada, pero que bajo este modelo saldrían perjudicados por su contenido en grasa, sal u otros componentes que valora este sistema de etiquetado a la hora de otorgar colores".

Además, estos productos ya cumplen con un pliego de condiciones propio lo que "hace imposible reformular estos productos, patrimonio gastronómico cultural de España, como son los jamones".

Más allá de los productos amparados por figuras de calidad, Anice también cree que de aplicarse en España el etiquetado Nutriscore, debería haber un replanteamiento de cómo afectaría a los derivados cárnicos ya que no se valora adecuadamente su contenido en proteínas frente a lo que ocurre con los quesos, lo que en su opinión "es una clara discriminación" ya que se trata de productos "con un perfil nutricional importante para la población española, debido a su aporte de proteínas de alto valor biológico, vitaminas y minerales, fundamentales para un correcto desarrollo del organismo y estado de salud y bienestar".

La asociación concluye que la aplicación del sistema de etiquetado Nutriscore produciría "graves perjuicios a muchos sectores de reconocida reputación y calidad de la cultura gastronómica española, y especialmente a las pymes que los producen".
Compartir esta noticia en:    Compartir en Linkedin LinkedIn        
©2021 Estrategias Alimentarias SL. Todos los derechos reservados. Aviso legal. Protección de datos