Martes, 28 de septiembre de 2021
Área de clientes
No cerrar sesión
Gestión de claves
Artículos
Legislación
Empresas cárnicas
Revista on line


¿Quieres ser cliente?

European Livestock Voice pone de manifiesto los efectos negativos de la apuesta por la carne sintética y la eliminación de la ganadería


A través de un artículo de opinión, la plataforma European Livestock Voice ha puesto de manifiesto los efectos que el auge de la "carne sintética" puede llegar a tener en el ámbito rural y en la ganadería en particular.

Según afirman, este tipo de productos son vistos por algunos líderes de opinión de fuera de la comunidad agroganadera como "una verdadera solución a nuestros desafíos ambientales". Sin embargo, destacan que la producción de carne sintética es fuertemente promovida por magnates de la tecnología, entre otros, "que han hecho declaraciones poderosas a favor de la carne sintética y están invirtiendo activamente en el sector. Esta visión de alta tecnología para la producción de carne que ha ido ganando terreno en los últimos años está, paradójicamente, muy mal explicada en el ámbito público".

Para la plataforma, "este punto de vista y el modelo que sustenta, debe ser debatido en foros públicos para que todos los impactos sociales, ambientales, económicos y de salud pública sean de conocimiento público. Decir que una dieta libre de “carne de verdad” y una Europa sin ganado son respuestas a los desafíos que plantea el cambio climático es inexacto y podría resultar catastrófico para nuestra nutrición, nuestros territorios, nuestro medio ambiente, la diversidad y nuestra cultura".

En materia de I+D+i, European Livestock Voice asegura que los ganaderos "adoptan la innovación a largo plazo y están tomando medidas, utilizando tecnología y otras soluciones, para mejorar la sostenibilidad de sus operaciones y el bienestar de sus animales. El sector ganadero europeo ha logrado una reducción de las emisiones de CO2 de la producción cada año a través de una amplia gama de medidas e iniciativas, a pesar de los bajos ingresos otorgados a los agricultores. De hecho, la agricultura europea ha aumentado con éxito su producción total en un 25% desde 1990 y, al mismo tiempo, ha reducido sus emisiones de gases de efecto invernadero en un 20% durante el mismo período".

En cuanto a la salud, aseguran que "los complejos nutrientes que se encuentran naturalmente en la carne (vitaminas, oligoelementos…) serían difíciles de replicar. Consideremos también las preocupaciones de seguridad alimentaria que un cambio a la carne sintética podría generar en países que dependen de nuestras exportaciones de ganado y carne, sin mencionar el creciente desequilibrio que podría crear entre los diferentes actores de la cadena de suministro o el impacto que podría tener en la carne. asequibilidad de las proteínas para los consumidores".

Otros aspectos a los que se hacen referencia tiene que ver con temas sociales, medioambientales y económicos relacionados con el abandono del sector ganadero europeo es un proceso extremadamente complejo, incluso para los científicos agrícolas y animales. En todos los escenarios, sin embargo, hay al menos tres consecuencias definidas de un cambio hacia la carne 100% sintética:
  • Europa perderá a un campeón de la bioeconomía circular.
  • La Europa rural se agotará y la producción de alimentos se concentrará en manos de unas pocas empresas de tecnología alimentaria.
  • La huella de carbono de nuestras comidas no verá la disminución sustancial prometida por los reemplazos sintéticos.
Ante esto, desde la plataforma estiman que si realmente queremos marcar la diferencia en términos del impacto climático de la producción de proteínas cárnicas, "entonces debemos invertir en innovación para la ganadería. Nuestro sector en sí está dispuesto a seguir innovando y comprometido con los esfuerzos continuos para reducir aún más su impacto. La capacidad de reducir las emisiones y los impactos dentro de nuestro sector eclipsa cualquier impacto que pueda lograr una carne alternativa".

Para finalizar, la plataforma cita al agrónomo francés del INRAE Jean-Louis Peyraud, quien aseguró en 2017 que "un mundo sin ganadería es solo una utopía a corto, mediano y largo plazo. Es hora de que volvamos a posiciones más realistas basadas en hechos. Eliminar la ganadería sería una absoluta tontería para la humanidad. Pero no significa que no necesitemos mejorar nuestra forma de criar animales, respetarlos, ofrecerles una vida digna y asegurarnos de que su sacrificio se realice sin dolor ni estrés. Tenemos que seguir investigando e innovando para reducir los impactos negativos de la ganadería y aumentar los servicios que presta a nuestras sociedades".
Compartir esta noticia en:    Compartir en Linkedin LinkedIn        
©2021 Estrategias Alimentarias SL. Todos los derechos reservados. Aviso legal. Protección de datos