Martes, 7 de diciembre de 2021
Área de clientes
No cerrar sesión
Gestión de claves
Artículos
Legislación
Empresas cárnicas
Revista on line


¿Quieres ser cliente?

El IRTA contará con un equipamiento de microscopía confocal de última generación 


Al Instituto de Investigación y Tecnología Agroalimentarias (IRTA) se le ha concedido un millón de euros para incorporar un nuevo equipamiento de microscopía avanzada en sus instalaciones de la Unidad de Alto Nivel de Biocontención del Centro de Investigación en Sanidad Animal (CReSA). Lo ha anunciado esta semana el Ministerio de Ciencia e Innovación, que ha resuelto las adjudicaciones del Programa Estatal de Generación de Conocimiento y Fortalecimiento Científico y Tecnológico del Sistema de I+D+i con fondos europeos Next Generation EU. Así, el IRTA-CReSA será el primer centro del sur de Europa que dispondrá de una plataforma de microscopía avanzada en condiciones de alto nivel de bioseguridad. Será un equipamiento que permitirá estudiar los procesos de infección de patógenos altamente peligrosos en una escala de detalle muy avanzada e identificar nuevas terapias.

La nueva plataforma de bioimagen contará con dos nuevos aparatos. Por un lado, un microscopio confocal de alta resolución. Es un microscopio que incorpora un dispositivo integrado de lámina de luz (light sheet) que permite realizar reconstrucciones 3D de muestras vivas o inactivadas. La principal innovación son los dos láseres que incorpora, uno de diodo de 405nm y otro blanco extendido (440nm-790nm). Este segundo es menos perjudicial para las células y permite trabajar con muestras vivas. «Con este microscopio podremos realizar experimentos con patógenos de alta peligrosidad a una escala de detalle mucho más pequeña. Por ejemplo, podremos localizar proteínas de virus o bacterias con los receptores de las células del huésped a escala subcelular, lo que nos permitirá definir con precisión dianas terapéuticas para posteriormente desarrollar fármacos o vacunas», explica Xavier Abad, jefe de la Unidad de Alta Biocontención del IRTA-CReSA. El aparato puede tomar al menos 29 imágenes por segundo, lo que permitirá realizar el seguimiento de procesos biológicos desde fracciones de segundos a minutos y realizar reconstrucciones 3D de cortes de tejidos u organoides. «Disponer de un microscopio confocal en una instalación de alta bioseguridad es algo poco frecuente y excepcional que posicionará el centro y su investigación a nivel europeo; podremos realizar nuevos experimentos que, hasta ahora, eran imposibles de plantear porque no teníamos la tecnología adecuada», concluye Abad.

La plataforma también incorporará un sistema de imagen de células vivas in vitro para automatizar la microscopía por cámara rápida (time lapse). Este aparato se instalará junto a un sistema informático que permitirá analizar perfiles de células individuales y de sistemas más complejos. Con ello, se podrán cultivar e infectar células, tejidos u organoides in vitro y adquirir sus imágenes y, así, realizar estudios sobre inmunología y microbiología en condiciones de alta bioseguridad.

Además, la nueva plataforma se ofrecerá como servicio a grupos de investigación nacionales o internacionales que lo requieran y «permitirá estrechar las relaciones existentes con grupos de investigación biomédica, así como crear nuevas sinergias con equipos que trabajen con patógenos altamente peligrosos», comenta Natàlia Majó, jefa del Programa de Sanidad animal del IRTA.

La Unidad de Alta Biocontención del IRTA-CReSA es una infraestructura que permite trabajar en condiciones de Nivel de Bioseguridad 3. Dispone de seis laboratorios y doce boxes experimentales. Junto al INIA-CISA, conforman la Red de Laboratorios de Alta Seguridad Biológica (RLASB), una Infraestructura Científica y Tecnológica Singular (ICTS) del Ministerio de Ciencia e Innovación.
Compartir esta noticia en:    Compartir en Linkedin LinkedIn        
©2021 Estrategias Alimentarias SL. Todos los derechos reservados. Aviso legal. Protección de datos