Domingo, 19 de mayo de 2024
Área de clientes
No cerrar sesión
Gestión de claves
Artículos
Legislación
Empresas cárnicas
Revista on line


¿Quieres ser cliente?

- Latinoamérica
Piden al gobierno argentino que suspenda la prohibición de la venta de carne de vacuno en medias canales

Para el 1 de noviembre está prevista la entrada en vigor de la prohibición de venta en Argentina de carne de vacuno en medias canales. Este era el método habitual para las ventas a pequeños establecimientos, las carnicerías, que posteriormente eran despiezadas en los obradores.

Frente a esto, la sede de la Sociedad Rural Argentina ha acogido una reunión en la que la Cámara Argentina de Matarifes y Abastecedores (CAMYA) convocó a parte de la cadena cárnica argentina para analizar esta medida que obligará a vender la carne de vacuno en cortes de un peso inferior a 32 kg desde el próximo 1 de noviembre. Esta medida si que es avalada por los mataderos e industrias cárnicas dedicadas a la exportación.

Para los presentes en la reunión, la medida es inviable en medio de la situación que atraviesa el sector cárnico argentino. Ante esto, remitieron una carta al ministro de Economía, Sergio Massa, y a la ministra de Trabajo, Kelly Olmos, pidiendo que se suspenda esta medida debido a que los mataderos no tienen la maquinaria necesaria para llevar a cabo el corte de las medias canales en trozos inferiores. Aseguran además que no han podido pudido cumplir con los plazos debido al alto coste, la falta de ayudas del gobierno, entre otros factores. Señalan ademá que la medida propuesta no tiene ventajas sanitarias ya que los cuartos de canal se venden sin ningún tipo de protección o envase. Apuntaron también que el precio final de la carne se va a encarecer debido al incremento de costes.

Según estimaciones de la Camya, se podrían llegar a ver obligados a cerrar 300 establecimientos con "las consiguientes secuelas socio económicas y afectación de las fuentes de trabajo. Esta situación provocará concentración de la actividad en determinadas plantas afectando el libre juego de la oferta y demanda, encareciendo los servicios de faena, con impacto negativo en las dos puntas de la cadena, afectando a los productores por baja en el precio de la hacienda al mismo tiempo que se encarecerá el precio final de la carne en mostrador”.
Más noticias - Latinoamérica
Compartir esta noticia en:    Compartir en Linkedin LinkedIn        
©2024 Estrategias Alimentarias SL. Todos los derechos reservados. Aviso legal. Protección de datos