Jueves, 23 de mayo de 2024
Área de clientes
No cerrar sesión
Gestión de claves
Artículos
Legislación
Empresas cárnicas
Revista on line


¿Quieres ser cliente?

- I + D + i
Desarrollan un bioplástico a partir de restos de cacao apto para el envasado de alimentos

El Instituto de Hortofruticultura Subtropical y Mediterránea (IHSM) La Mayora, en colaboración con Ayuda en Acción, está desarroyando un proyecto científico para crear un bioplástico a partir de los desechos de la cascarilla de cacao para producir envoltorios para alimentos. 

En su comunicado, el instituto recuerda que la producción mundial de plásticos alcanzó los 368 millones de toneladas en 2019, de los cuales en torno a un 40% se destinaron a envases en general con predominancia de los envases alimentarios. Dentro de este contexto, los bioplásticos degradables se presentan como una posible alternativa a los plásticos derivados del petróleo y su aplicación en el envasado de alimentos. 

La investigadora del IHSM La Mayora Susana Guzmán y parte de su equipo han viajado a Esmeraldas (Ecuador) para trasladar el conocimiento científico de su grupo para la elaboración de este bioplástico por la comunidad de productores del cacao.

Guzmán ha señalado que con este proyecto se busca ofrecer soluciones sostenibles y que aporten un valor añadido a la producción de cacao local, que es cultivado, transformado y vendido como tabletas de chocolate de variedades de alto valor por mujeres de la zona.

La investigadora ha explicado que la cascarilla de cacao supone alrededor del 20% en peso del fruto de cacao. Actualmente, la cascarilla de cacao es considerada un subproducto de la industria agroalimentaria con usos de escaso valor añadido como “abrigo” para proteger la plantación de hongos de suelo. Sin embargo, la producción de estos subproductos es superior a las necesidades para la cobertura del suelo, creándose un excedente que se convierte en un residuo para la comunidad.

Con estos residuos a partir de cascarilla de cacao, la investigadora del IHSM La Mayora ha desarrollado un bioplástico apto para el envasado de alimentos cuyo objetivo es que sea utilizado por la cooperativa de mujeres para envolver las tabletas de chocolate que elaboran. Para ello, Guzmán y su equipo han desarrollado y testado durante varios meses este bioplástico en las instalaciones del IHSM La Mayora UMA-CSIC usando métodos respetuosos con el medio ambiente.

Estos resultados se han trasladado después a la comunidad productora de Esmeraldas, un conocimiento que permitirá a las mujeres productoras de la zona crear su propio envase alimentario a partir de papel, cascarilla de cacao y ceras (para darle impermeabilidad).

Este acuerdo entre la Fundación Ayuda en Acción y el CSIC cuenta con la participación de otros investigadores del IHSM La Mayora como Alejandro Heredia e Iñaki Hormaza, el científico Jesús Benítez, del Instituto de Ciencia de Materiales de Sevilla, y Eduardo Michuy como actor local del proyecto.

 
Más noticias - I + D + i
Compartir esta noticia en:    Compartir en Linkedin LinkedIn        
©2024 Estrategias Alimentarias SL. Todos los derechos reservados. Aviso legal. Protección de datos