Jueves, 25 de julio de 2024
Área de clientes
No cerrar sesión
Gestión de claves
Artículos
Legislación
Empresas cárnicas
Revista on line


¿Quieres ser cliente?

- España
La bajada de las exportaciones y las nuevas normas sobre bienestar animal están reduciendo la producción porcina española

Así lo muestra el USDA en uno de sus últimos informes

En 2022, España siguió siendo el principal productor y exportador de carne de cerdo de la Unión Europea (UE). Sin embargo, fuentes del sector prevén descensos de la cabaña porcina, del número de cerdas y de la producción porcina en España en 2023 y 2024, tras alcanzar niveles récord en 2022, según el último informe del USDA sobre la evolución del sector porcino en España. La reducción de las cerdas y de la producción porcina en 2023 se compensa parcialmente con el aumento de las importaciones de lechones de la UE, principalmente de los Países Bajos y Portugal, que puede continuar en 2024. Estas importaciones de cerdos de la UE aliviaron la reducción de los sacrificios nacionales en 2022 para satisfacer la demanda de los mataderos.

En 2022, la menor producción porcina en España también se vio agravada por varios brotes del Síndrome Reproductivo y Respiratorio Porcino (PRRS) en Cataluña y Aragón, pero se vio compensada por las importantes importaciones intracomunitarias de cerdos. La situación actual del PRRS está bajo control, según fuentes españolas. El precio récord de los insumos experimentado en 2022 en el sector porcino se tradujo en una reducción del dos por ciento del sacrificio total, hasta 56,657 millones de cabezas y 5 millones de toneladas de carne de cerdo. Desde entonces, los precios del cerdo se han disparado.

Según el sector, el principal motor de esta reducción, además de la previsible disminución de las exportaciones de carne de cerdo a China y otros mercados extracomunitarios, es el Real Decreto 159/2023 sobre Bienestar Animal, que incluye requisitos más estrictos para cerdas y cerdos que la normativa comunitaria. El Decreto, cuyo objetivo es reducir el corte de colas de los cerdos, incluye nuevos valores para la densidad máxima de animales en las granjas y nuevas condiciones en cuanto a alimentación, agua, comederos, condiciones ambientales y disponibilidad de material manipulable para los animales. Las explotaciones existentes dispondrán de dos años para realizar las adaptaciones. En consecuencia, España tendrá que reestructurar el sector porcino durante los próximos dos años para reajustar la producción de carne de cerdo. Debido a estos ajustes, es posible que la cabaña de cerdas y los sacrificios sigan disminuyendo en 2023 y 2024, y que se necesiten mayores pesos en canal para alcanzar el nivel de producción de carne de cerdo ligeramente por debajo de los cinco millones de toneladas. En 2022, según datos oficiales, el sacrificio de cerdas aumentó a 900.000 animales. El sector espera otro aumento en 2023 debido a la reducción de los rebaños de cerdas por la legislación sobre Bienestar Animal.

Las tasas de fertilidad pueden permanecer constantes a pesar de las condiciones climáticas desfavorables. En la producción porcina española de interior (que representa alrededor del 92% de la cabaña total), las tasas de fertilidad son de 27-28 lechones por cerda, mientras que en la producción porcina ibérica que se cría al aire libre, las tasas descienden a 10 lechones por cerda. Las tasas de fertilidad de la producción de Ibérico se vieron fuertemente afectadas por la grave sequía de 2023.

Además, debido a las medidas adoptadas para reducir los niveles de antibióticos en el ganado porcino de acuerdo con el planteamiento de "Una sola salud" y la normativa de la UE (véase la Sección de Política Semestral de Ganadería y Productos de la UE),

Las tasas de mortalidad y las pérdidas también aumentaron en 2022 y podrían continuar en 2023 y 2024.

En 2022, según datos oficiales del Ministerio de Agricultura español, los precios del cerdo nacional español subieron casi un 14 por ciento debido a la mayor inflación alimentaria y a los mayores costes de producción derivados del conflicto en Ucrania. En 2022, según el Ministerio de Agricultura español, el consumo de carne fresca de cerdo en los hogares españoles disminuyó casi un 11 por ciento, mientras que el consumo de productos derivados del cerdo disminuyó casi un 9 por ciento, lo que incluye los productos de cerdo ibérico. A principios de 2023, España adoptó medidas para paliar la inflación alimentaria reduciendo el impuesto sobre el valor añadido (IVA) del 4 al 0 por ciento en los productos alimenticios básicos (excluidos los productos cárnicos) hasta diciembre de 2023. Sin embargo, el aumento del número de Hoteles, Restaurantes e Instituciones (HRI) y la recuperación del turismo a niveles anteriores a la pandemia pueden aliviar la reducción del consumo interno total de carne de cerdo.

En 2022, según Trade Data Monitor (TDM), España continuó siendo el principal exportador mundial de carne y productos porcinos, con 2,7 millones de toneladas en equivalente de peso en canal (ECP) de carne de cerdo valoradas en 7.000 millones de dólares. España exporta principalmente carne de cerdo congelada y refrigerada, jamones y paletas en hueso y preparados, carne de cerdo salada/ahumada y despojos. Sin embargo, en 2022, las exportaciones españolas de carne de cerdo se contrajeron un 4,4% en comparación con 2021, ya que China redujo su demanda. Sin embargo, el crecimiento en los mercados asiáticos como Japón, Corea del Sur, Filipinas y Taiwán, entre otros, compensó parcialmente la reducción del 50 por ciento en las ventas a China para alcanzar alrededor de 521.000 toneladas de carne de cerdo española. Otros mercados no comunitarios importantes son Malasia, Nueva Zelanda, Chile, México, Cuba, Reino Unido, Estados Unidos y Canadá.
 
Por otro lado, las exportaciones españolas de carne de cerdo a la UE repuntaron en 2022 debido a la escasez de carne de cerdo en el mercado de la UE hasta alcanzar el 50 por ciento de cuota de mercado del total de las exportaciones españolas de carne de cerdo. La industria porcina estima que en 2023, las ventas de carne de cerdo española a mercados no comunitarios seguirán disminuyendo en volumen debido a la menor demanda de China y al aumento de los precios de la carne de cerdo española. Las exportaciones a la UE pueden seguir siendo fuertes debido a la escasez de carne de cerdo en otros Estados miembros. Durante el primer semestre de 2023, las exportaciones españolas de carne de cerdo aumentaron en valor un 13,5 por ciento debido al aumento del valor unitario de la carne de cerdo, compensando el descenso del nueve por ciento en volumen.

En cuanto a las importaciones, otros Estados miembros de la UE son los principales proveedores de carne de cerdo de España. Las importaciones españolas de carne de cerdo procedente de mercados no comunitarios representan sólo el dos por ciento de las importaciones totales. En los últimos años, España ha aumentado de forma constante las importaciones de carne de cerdo no comunitaria procedente de Chile. Durante el primer semestre de 2023, Chile se situó como el principal proveedor no comunitario de carne de cerdo  por valor de 1,7 millones de dólares. Las importaciones españolas de carne de cerdo procedente de Estados Unidos son insignificantes.

Con las subidas de precios tanto de la carne de cerdo española como de la de la UE, es posible que sigan aumentando las importaciones españolas de carne de cerdo procedente de mercados no comunitarios con precios más bajos, cuyo producto se destinará principalmente a las plantas de transformación de carne de cerdo.
Más noticias - España
Compartir esta noticia en:    Compartir en Linkedin LinkedIn        
©2024 Estrategias Alimentarias SL. Todos los derechos reservados. Aviso legal. Protección de datos. Políticas de cookies