Sábado, 13 de julio de 2024
Área de clientes
No cerrar sesión
Gestión de claves
Artículos
Legislación
Empresas cárnicas
Revista on line


¿Quieres ser cliente?

- I + D + i
Identifican un defecto genético que afecta a la morbilidad del ganado y a la calidad de la carne de vacuno

El Instituto de Agricultura y Recursos Naturales de la Universidad de Nebraska Lincoln publicado los resultados de una reciente investigación que ha identificado un defecto genético que afecta a la morbilidad del ganado y a la calidad de la carne.

Así, investigadores de la citada institución han descubierto un nuevo defecto en el ganado compuesto (Simmental, Red Angus, Gelbvieh) que a menudo provocaba colapsos físicos cuando hacían ejercicio, y algunos terneros eran incapaces de recuperarse. Se trata de un defecto genético autosómico recesivo, lo que significa que ambos padres de los terneros afectados deben ser portadores de una copia de la mutación.

Los responsables del rebaño del Laboratorio Gudmundsen Sandhills de la UNL observaron que los terneros de uno a seis meses se quedaban rezagados cuando se movían entre los pastos. Cuando aumentaban el ritmo, los terneros se desplomaban y permanecían en reposo durante breves periodos de tiempo. El análisis del pedigrí reveló un toro común del rebaño en el pedigrí del padre de cada ternero afectado. No se disponía de los pedigríes de las madres, pero las novillas se conservaban como reemplazos dentro del rebaño y a veces se apareaban con toros emparentados. Esto llevó a la posibilidad de endogamia y sugirió que una variante genética recesiva puede ser responsable de la intolerancia al ejercicio en estos terneros.

El rebaño se había sometido a genotipado rutinario en el marco del proyecto de Infraestructura Genómica de la Iniciativa de Sistemas Integrados de Carne de Vacuno, lo que permitió un enfoque genómico rápido para hallar la mutación causante. Un estudio de asociación de todo el genoma en 721 animales, incluidos seis terneros afectados, y la secuenciación de todo el genoma en dos terneros afectados señalaron una región significativa en el cromosoma 29. Se identificó una mutación, no identificada previamente en este cromosoma.  Se predijo que una mutación, no identificada previamente en esta región, truncaba el producto proteico del gen PYGM (glucógeno fosforilasa).  Debido al impacto previsto de esta variante en la proteína miofosforilasa codificada por PYGM y a la identificación de una variante PYGM descubierta anteriormente en el ganado Charolais, se dio prioridad a esta variante para los estudios de seguimiento. A continuación, se realizó el genotipado de esta variante en 381 bovinos, incluidos ocho terneros afectados. En todos los casos, ambos progenitores del ternero afectado eran portadores de una copia de la mutación, y cada ternero afectado tenía dos copias, como cabría esperar de una variante genética recesiva.
Más noticias - I + D + i
Compartir esta noticia en:    Compartir en Linkedin LinkedIn        
©2024 Estrategias Alimentarias SL. Todos los derechos reservados. Aviso legal. Protección de datos