Viernes, 22 de noviembre de 2019
Área de clientes
No cerrar sesión
Gestión de claves
Artículos
Legislación
Empresas cárnicas
Revista on line


¿Quieres ser cliente?

La industria se reúne en el Salón de la Alimentación de Madrid


La industria alimentaria española es una de las más potentes dentro de la Unión Europea, entre otras razones, por el excelente nivel de los productos exportados que cumplen con todas las garantías de calidad, salud e higiene. Por esta razón, 2003 ha vuelto a ser un buen año en tanto en cuanto la tasa de cobertura positiva (las exportaciones frente a las importaciones) continúa con la tendencia iniciada en 2002. Es decir, las exportaciones han superado a las importaciones en la industria alimentaria. Con estas cifras se puede decir que es un excelente momento para celebrar el Salón de la Alimentación, que organiza IFEMA los días 30 de marzo al 2 de abril de 2005, en la Feria de Madrid.

Las exportaciones de alimentos españoles alcanzaron en 2003 los 12.400 millones de euros, experimentando un crecimiento del 4,7% el año pasado. Teniendo en cuenta que las importaciones crecieron en 2003 un 2,7%, alcanzando los 14.000 millones de euros, la tasa de cobertura del sector aumentó en un 1,96%, manteniendo la tendencia alcista de los años anteriores. Los productos más demandados por el extranjero son las frutas frescas y los vegetales, los vinos, la pesca, el aceite de oliva y los productos cárnicos. De hecho y, según el último ranking del Instituto de Comercio Exterior, ICEX, elaborado en agosto de 2004, los productos hortofrutícolas suponen el cuarto sector que más exporta en España, por encima del siderúrgico, el electrónico o informático.

La Unión Europea se consolida como primer receptor de productos nacionales, con un 73% de las exportaciones. En cuanto al tanto por ciento restante, el reparto de las exportaciones queda de la siguiente manera: un 3% para Iberoamérica y un 24% dirigido a otros países. Los productos que registraron mayores caídas fueron los animales vivos, las gomas, las resinas, los extractos vegetales y los cereales; mientras que las exportaciones de semillas crecieron considerablemente.

La industria alimentaria española ocupa en Europa una posición importante, que la sitúa detrás de Alemania, Francia, Italia y Reino Unido, en cuanto a producción. A la hora de valorar este dato, es esencial tener en cuenta que es la rama de actividad más importante de la industria manufacturera en Europa. Según datos de Eurostat, la exportación de productos alimenticios de la Unión Europea supuso 39.800 millones de euros de ingresos comunitarios en 2003.

SAL 2005, Salón de la Alimentación de Madrid, reúne a los profesionales de la alimentación en la mejor exposición de productos nacionales e internacionales. Esta edición cuenta con una importante novedad, tres nuevas áreas divididas en SAL Preparada, dedicada a los preparados y semipreparados; SAL Étnica, espacio reservado para los productos y comidas asociados a los distintos países y culturas del mundo, y SAL Gastronómica, donde se mostrarán alimentos de especial calidad gastronómica.

Durante el certamen estarán representados los siguientes sectores de la industria alimentaria española: Aceites; Bebidas; Cárnicos; Comida étnica; Comida preparada y semipreparada; Confitería, dulcería, galletas y panadería; Congelados; Conservas y semiconservas; Frutas, hortalizas y verduras; Lácteos; Pescado; Vino, y otros productos alimentarios.

Compartir esta noticia en:    Compartir en Linkedin LinkedIn        
©2019 Estrategias Alimentarias SL. Todos los derechos reservados. Aviso legal. Protección de datos