Miércoles, 25 de abril de 2018
Área de clientes
No cerrar sesión
Gestión de claves
Artículos
Legislación
Empresas cárnicas
Revista on line


¿Quieres ser cliente?

Identifican una parte del ADN que explica la diferencia en la resistencia a enfermedades en las aves


Un grupo de investigadores de la Universidad de Wageningen y Hendrix Genetics han descubierto una región del ADN del pollo que explica la diferencia exisente en la resistencia a enfermedades entre las aves.

En esta región se encuentra un sensor importante para activar el sistem ainmune, lo que ayudaría a explicar por qué unos pollos enferman y otros no. En investigaciones previas, los científicos descubrieron que las aves tienen anticuerpos naturales que inhiben y previenen más infecciones en el cuerpo, pero también advierten y activan otras partes del sistema inmunitario. Estudios anteriores han mostrado la presencia de niveles de anticuerpos naturales (Nab) más altos en las aves que se asociaron con un aumento en la posibilidad de supervivencia, y los niveles son heredables y, por lo tanto, pueden verse influidos por la reproducción.

Para obtener una mejor comprensión de qué regiones de ADN contribuyen a la variación, los científicos investigaron el genoma completo de 1.600 pollos. El investigador principal Tom Berghof dijo: "Utilizamos la diferencia genética en el genoma completo para identificar las regiones de ADN que ocurren con mayor frecuencia en pollos con altos niveles de Nab o en pollos con bajos niveles de NAb".

Una región tuvo un efecto muy grande en el nivel NAb, que explicó más del 60% de la variación genética observada. Dentro de esta región, un gen candidato eventualmente podría ser identificado. "La región contenía algunos genes. Es muy difícil identificar la diferencia en el nivel de ADN que explica la diferencia en el nivel NAb. Lo más probable es que esta diferencia se deba al gen Toll-like receptor 1A (TLR1A), que hace que este sea nuestro principal candidato".

TLR1A es un miembro de la familia TLR, una parte importante del sistema inmune. Este es un grupo de receptores, un tipo de sensor, que reconoce las estructuras comunes de los patógenos. "Detectan ciertas partes presentes en muchas bacterias o virus. Por lo tanto, estos sensores tienen una función muy amplia. Pero la asociación con NAb es nueva, independiente de la especie ", dijo.

Frans van Sambeek, director de investigación y desarrollo de Hendrix Genetics, dijo que el estudio ofrecía aplicaciones directas para que los criadores seleccionen gallinas ponedoras para aumentar la resistencia a las enfermedades seleccionando esta región de ADN específica. "Actualmente estamos investigando cómo podemos aplicar estos hallazgos de investigación en los programas de reproducción de líneas de pura raza. Por el momento, estamos ejecutando 3 experimentos de campo con animales con niveles NAb altos o bajos. Estas gallinas serán monitoreadas para la habitabilidad y la producción", agregó. Además, se están haciendo planes para investigar el sensor TLR1A: "Tenemos buenas indicaciones de que TLR1A es nuestro candidato, pero esto aún debe ser probado".

Con las investigaciones en esta área en curso, Hendrix Genetics cree que, a largo plazo, esto podría dar como resultado la mejora de las vacunas y la nutrición promotora de la salud. Eventualmente, esto podría conducir a animales con una mayor resistencia general a las enfermedades con un menor uso de antibióticos, menores costos para los agricultores y un mayor bienestar de los animales.


Compartir esta noticia en:    Compartir en Linkedin LinkEdin        
©2018 Estrategias Alimentarias SL. Todos los derechos reservados. Aviso legal. Protección de datos