Miércoles, 19 de diciembre de 2018
Área de clientes
No cerrar sesión
Gestión de claves
Artículos
Legislación
Empresas cárnicas
Revista on line


¿Quieres ser cliente?

AHDB analiza por qué los consumidores eligen productos similares a la carne hechos con plantas


AHDB, el organismo encargado de la promoción de los alimentos en Reino Unido, ha elaborado un informe en el que analiza por qué los productos similares a la carne y los elaborados cárnicos cada día tienen más aceptación entre los consumidores. Según estiman, se trata de una nueva tendencia de la que los supermercados están sacando provecho y sus ventas están siendo impulsadas no tanto por los ya veganos sino por consumidores de carne dispuestos a probar algo nuevo.

Ante esta situación, AHDB recomienda a las industrias a buscar alternativas innovadoras en la comercialización de la carne fresca y los elaborados además de trabajar junto a la distribución para seguir estando entre las preferencias de los consumidores.

Para Susie Stannard, analista sobre consumo de AHDB, "solo una minoría minúscula de la población es en realidad vegana, con la carne y los productos lácteos como piedras angulares de la dieta británica. Pero el veganismo recibe una cantidad desproporcionada de atención de los medios y queríamos explorar qué es lo que está impulsando esta atención y cómo se desarrolla en el mercado".

De acuerdo con el rastreador de consumidores de AHDB/YouGov, la gran mayoría de la población se considera a sí misma como consumidora de carne, y las cifras de Kantar muestran que el 91% de los hogares británicos compra carnes roja. Solo el 7% se considera vegetariana, un 4% únicamente consume pescado y lácteos (los pescetarianos) y otro 7% son flexitarianos, consumen carne pero están reduciendo la cantidad por motivos de salud, aseguran.

El tipo medio de vegano corresponde mayoritariamente a mujeres jóvenes, siendo la mitad de ellos menor de 35 años. Uno de cada tres veganos lleva practicando esta dieta menos de 12 meses. "En nuestra reciente investigación cualitativa sobre consumidores jóvenes, descubrimos que aunque muchos estaban abiertos al veganismo y encontraban los ideales como aspiracionales, cuando realmente lo intentaban, encontraban barreras en términos de costo, gusto y cómo les hacía sentir", asegura Stannard. "Pero descubrimos que muchas más personas están interesadas en incorporar algunos elementos de una dieta basada en plantas, incluso si no están dispuestos a comprometerse a tiempo completo", asegura.

La investigación muestra un alto cambio en la compra de alternativas de carne y lácteos, con casi la mitad de las ventas de Quorn, una firma especializada en microproteínas, hechas por consumidores de carne. Las cifras también muestran que el 45% de las ocasiones de consumo alternativo de productos lácteos acaba en el consumo de otro producto similar a los lácteos. Esto sugiere que gran parte del consumo es impulsado por consumidores deseosos de probar algo nuevo.

Los fabricantes y minoristas de alimentos han sido rápidos en detectar y responder a las crecientes demandas de alternativas vegetales a la carne y los productos lácteos. Los lanzamientos de productos sustitutivos de la carne representaron casi el 14% de todos los nuevos lanzamientos de "carne" rastreados en Europa occidental.

Sin embargo, a pesar de que hay más opciones vegetales que nunca, sigue siendo una dieta difícil de mantener de manera permanente, ya que muchos de los nutrientes disponibles en la carne y los lácteos son más difíciles de obtener de las plantas.

De acuerdo con la Encuesta Nacional de Dieta llevada a cabo en el Reino Unido, las mujeres jóvenes no están comiendo los niveles recomendados de carne roja. A nivel mundial, la anemia es la mayor deficiencia nutricional y en el Reino Unido, entre el 2 y el 5% de los hombres y las mujeres que no menstrúan sufren esta afección, con una cifra mucho más alta entre las mujeres que menstrúan.

Susie dijo: "hay cambios en el horizonte pero, hasta ahora, los consumidores británicos, en general, mantienen su deseo de comer carne y productos lácteos. Pero hay oportunidades para avanzar más allá de la comoditización de la carne y los productos lácteos y buscar una mayor comercialización de marca y solución. También hemos descubierto que para mantener la confianza de los consumidores en la demanda de carne y productos lácteos, la industria deberá comprometerse a trabajar en conjunto a lo largo de toda la cadena de suministro. La inversión para reducir los impactos ambientales, métodos de producción más éticos y prestar más atención a la calidad del producto costará más en el corto plazo pero, si las alternativas cárnicas y lácteas acaban siendo una opción viable, aceptable y rentable para los consumidores, entonces esto podría convertirse en el precio de entrada".


Compartir esta noticia en:    Compartir en Linkedin LinkEdin        
©2018 Estrategias Alimentarias SL. Todos los derechos reservados. Aviso legal. Protección de datos