Lunes, 27 de mayo de 2019
Área de clientes
No cerrar sesión
Gestión de claves
Artículos
Legislación
Empresas cárnicas
Revista on line


¿Quieres ser cliente?

La justicia francesa dictamina las condenas por el fraude de la carne de caballo


Jacques Poujol, ex directivo de la firma cárnica francesa Spanghero, ha sido condenado a dos años de carcel y 18 meses de inhabilitación para trabajar en industrias cárnicas, por el tribunal que ha juzgado los hechos del escándalo de la carne de caballo acaecido en Francia en el año 2013 y que motivó una crisis de confianza entre los consumidores.

A Poujol, que ya estuvo 4 meses en la carcel, se le acusa de haber vendido entre 2012 y 2013 500 t de carne de caballo como si duera de buey. Lo hizo a la firma de platos preparados Tavola a través del intermediario holandés Johannes Fasen.

Los investigadores descubrieron que la carne de caballo se produjo en mataderos de Rumania y fue manejada por dos empresas con sede en Chipre y los Países Bajos. Entonces fue etiquetado incorrectamente como carne de vacuno. Spanghero y los intermediarios holandeses, Johannes Fasen y Hendricus Windmeijer, acusados ​​de embolsarse las ganancias resultantes.

Fasen fue arrestado en 2017 en España, sospechoso de usar la carne de caballos robados y enfermos y ponerla en el mercado. Fue condenado en los Países Bajos por vender carne de caballo como carne halal sacrificada de acuerdo al ritual musulmán. Este a su vez está condenado en Holanda por los mismos hechos, también a dos años de cárcel y tiene prohibido realizar actividades relacionadas con la industria cárnica en Francia.

Dos de sus colaboradores, Hendricus Windmeijer y Patrice Monguillon, también han sido condenados a un año de cárcel.
Compartir esta noticia en:    Compartir en Linkedin LinkedIn        
©2019 Estrategias Alimentarias SL. Todos los derechos reservados. Aviso legal. Protección de datos