Viernes, 19 de julio de 2019
Área de clientes
No cerrar sesión
Gestión de claves
Artículos
Legislación
Empresas cárnicas
Revista on line


¿Quieres ser cliente?

Desarrollan sensores del deterioro carnes y pescados, de bajo costo y ecológicos


Los “sensores de gas eléctricos a base de papel” (PEGS), detectan gases de deterioro como el amoníaco y la trimetilamina en productos cárnicos y de pescado. Así, reducen el desperdicio de alimentos para supermercados y consumidores, informa ainia a través de GuíaEnvase.

Estos nuevos sensores prototipo de laboratorio, desarrollados en el Imperial College de Londres, cuestan dos centavos de dólar cada uno. Los PEGS están hechos de electrodos de carbono impresos en papel de celulosa fácilmente disponible. Los materiales son biodegradables y no tóxicos, por lo que no perjudican al medio ambiente y son seguros para usar en envases de alimentos.

Los sensores se combinan con las etiquetas de "comunicación de campo cercano (NFC)", una serie de microchips que pueden leerse en dispositivos móviles cercanos.

Durante las pruebas de laboratorio en pescado y pollo envasados, PEGS detectó trazas de gases de deterioro rápidamente y con mayor precisión que los sensores existentes, a un precio proporcionalmente más bajo.
Compartir esta noticia en:    Compartir en Linkedin LinkedIn        
©2019 Estrategias Alimentarias SL. Todos los derechos reservados. Aviso legal. Protección de datos