Lunes, 6 de abril de 2020
Área de clientes
No cerrar sesión
Gestión de claves
Artículos
Legislación
Empresas cárnicas
Revista on line


¿Quieres ser cliente?

UECBV pone de manifiesto los efectos que el éxodo rural puede tener sobre los pueblos de Europa


UECBV y AEMB han apoyado a la Coalición Rural y la Coalición de Agriregiones Europeas que consideran inaceptable el recorte propuesto recientemente para la financiación del desarrollo rural dentro de la Comisión Europea y exhortan a los responsables políticos a revisar este enfoque antes de la cumbre del 20 de febrero de 2020.

Los dos grupos destacaron esto durante el evento "Amplificando las voces locales: Abordar el desarrollo rural en la PAC después de 2020" en la Representación del Estado Libre de Baviera ante la UE en Bruselas.
 
Organizado por los eurodiputados Simone Schmiedtbauer (EPP, AT), Paolo De Castro (S&D, IT) y Jérémy Decerle (Renew Europe, FR), el evento reunió a representantes de actores locales rurales: agricultores, propietarios de bosques, actores de la cadena de valor rural, propietarios de tierras, cazadores y autoridades regionales, así como responsales de la UE y representantes de organizaciones de la sociedad civil. 

Los oradores llamaron la atención sobre la importancia de involucrar a los actores rurales y las autoridades locales en los procesos de formulación de políticas con el fin de desarrollar intervenciones exitosas dirigidas desde la comunidad y desde abajo, adaptadas a las necesidades locales.

Se destacó la importancia de crear sinergias entre los fondos de desarrollo rural de la UE y la gestión sostenible y activa de las zonas rurales. Esto es necesario para garantizar la viabilidad a largo plazo de las zonas rurales de Europa, incluida la renovación generacional, y para abordar los principales desafíos.
 
Benoit Cassart, miembro de la Junta de la UECBV y secretario general de la Federación Nacional de Comercio de Gnado (FNCB, BE), hizo uso de la palabra y subrayó primero que este evento dejó en claro que la agricultura y los campesinos están amenazados.

"Desafortunadamente, no son los únicos: con ellos, se trata de cadenas agroalimentarias enteras que probablemente desaparecerán a corto plazo. Y, sin embargo, la imagen del sector ganadero y cárnico se ha roto tanto que el desánimo se ha asentado hasta el punto de que la escasez de mano de obra hoy constituye una amenaza adicional para el mantenimiento de las actividades de las empresas relacionadas con el sector cárnico. Por lo tanto, las actividades de reclutamiento implican costos significativos para las empresas, pero tienen cada vez menos éxito en la búsqueda de trabajadores", señaló.

Cassart también manifestó que hoy en día, "la automatización y la robotización no siempre son una solución: si la automatización es posible para ciertas tareas (envasado, envasado, carga), la realidad es que el procesamiento de carne es un sector intensivo en mano de obra. La automatización no resuelve el problema de deshuesar la carcasa en una multitud de cortes diferentes. Los procesadores europeos no son lo suficientemente grandes como para realizar inversiones tecnológicas a gran escala, y las materias primas entrantes no son uniformes según la raza y el estado de engorde. Dada la falta de disponibilidad de esta fuerza laboral a nivel nacional o europeo, necesitamos aceptación y orientación a nivel europeo para traer personas de fuera de Europa que estén listas para trabajar en tales funciones donde debemos preparar a los jóvenes europeos, gracias a la capacitación adecuada, para esto. nuevo reto".

“Otro problema es el punto de ruptura que enfrenta nuestra industria: por un lado, los requisitos sociales aumentan constantemente en relación con la forma en que se produce la carne en nuestras instalaciones y, por otro lado, Europa opta por la apertura de su mercado, que baja el precio. Esta doble realidad hace que sea imposible para nuestra industria sobrevivir, encajonada entre altos costos de producción y precios de venta demasiado bajos. Los ciudadanos europeos, a través de sus líderes políticos, deben tomar decisiones claras, teniendo en cuenta el hecho de que el respeto al medio ambiente, el bienestar animal y la salud del consumidor tiene un costo que debe ser asumido", señaló Cassart.

Por su parte, Heinz Osterloh, vicepresidente de UECBV y presidente de la alemana "Bundesverbandes für Vieh und Fleisch" (Asociación Federal de Ganado y Carne de Alemanai), puso ejemplos de que la cría de animales es esencial para los trabajos en las zonas rurales pero el sector enfrenta la mala imagen de suciedad, olor, animales y trabajo duro.

Hizo hincapié en que "Los hechos no se pueden cambiar, pero la imagen a la vista del público puede y debe cambiarse a la realidad: porque no hay vida sin ganado".

Desde la UECBV destacan que 22 millones de vacas, ovejas, cerdos y caballos se comercializan en los mercados de ganado cada año. Por su naturaleza y su función, el ganado es un actor económico importante en una economía impulsada por el mercado que representa alrededor de 230.000 empleos directos y, debido a los trabajos familiares, casi medio millón de trabajadores, principalmente en las zonas rurales de Europa.

"Si las personas quieren tener la regionalidad como primera opción, deben mantenerse las condiciones marco correspondientes y rediseñarse en parte para cumplir, por ejemplo, con los requisitos de transporte", destacó Heinz Osterloh.
Compartir esta noticia en:    Compartir en Linkedin LinkedIn        
©2020 Estrategias Alimentarias SL. Todos los derechos reservados. Aviso legal. Protección de datos