Lunes, 6 de abril de 2020
Área de clientes
No cerrar sesión
Gestión de claves
Artículos
Legislación
Empresas cárnicas
Revista on line


¿Quieres ser cliente?

Ponen de manifiesto el papel de la carne en la nutrición para luchar contra la sarcopenia


La doctora Nieves Palacios, jefe de la Unidad de Medicina, Endocrinología y Nutrición, del Departamento de Deporte y Salud de la Agencia Española de Protección de la Salud en el Deporte, ha participado en el vigésimo Encuentro Nacional de Salud y Medicina de la Mujer (SAMEM), que se celebra en Madrid. En su intervención, Palacios ha destacado que “el tratamiento nutricional de la sarcopenia se debe centrar en aportar alimentos con suficientes proteínas de alta calidad y vitamina D, entre otros”.

Ante esto, Palacios considera que la carne "es fuente de proteínas de gran calidad con un alto contenido en leucina, que estimula el anabolismo proteico en personas mayores, y facilita la síntesis muscular, así como en creatina, con lo que se puede conseguir la disminución del proceso de sarcopenia”.

Para la doctora, de cara a evitar la sarcopenia "hay que asegurar la ingesta de vitamina B12, que el 50% de las proteínas consumidas provengan de origen animal -por lo que la carne es una opción excelente-, y tener en cuenta que el consumo de calcio, hierro y zinc son muy importantes en la dieta de los ancianos, en los que es muy frecuente la deficiencia y muy evidentes las consecuencias asociadas"

Y tal y como ha puntualizado esta experta en nutrición, numerosos cortes de las carnes de conejo, cerdo blanco e ibérico, vacuno o cordero son una forma fácil de aportar una cantidad adecuada de macronutrientes y energía elevada en un volumen pequeño de alimentos.

De hecho, la SENC recomienda el consumo de 3-4 raciones (100-125 g) a la semana priorizando las carnes blancas, de bajo contenido en grasa, de producción sostenible y retirando la grasa visible antes de cocinar.

La doctora Palacios, en su intervención en la mesa redonda sobre “Nutrientes e hidratación, el primer objetivo para tener y mantener la salud”, señaló que “en el ser humano la potencia muscular tiende a alcanzar su máximo entre la segunda y tercera década de la vida; se mantiene estable hasta los 45-50 años, y disminuye gradualmente a partir de entonces en un 12-15% cada década”.

Y resaltó que “el tratamiento de la sarcopenia se basa fundamentalmente en el ejercicio físico y una dieta sana, con una adecuada ingesta de calorías y proteínas de alta calidad”.

Durante la conferencia, se expuso la importancia de una dieta equilibrada, las guías alimentarias y recomendaciones, indicando que "las carnes tienen un alto contenido en proteínas de alto valor biológico, con todos los aminoácidos esenciales", y que su grasa "tiene un contenido muy valioso en ácidos grasos mono y poliinsaturados y contiene antioxidantes como la coenzima Q10 y la beta-alanina. En niños, adolescentes y embarazadas, la carne ayuda cubrir los requerimientos de hierro, proteínas y vitamina B12 para permitir un óptimo desarrollo, en el deporte resulta fundamental para mantenimiento y regeneración del tejido muscular y en personas mayores el consumo de carne ayuda a prevenir la sarcopenia."
Compartir esta noticia en:    Compartir en Linkedin LinkedIn        
©2020 Estrategias Alimentarias SL. Todos los derechos reservados. Aviso legal. Protección de datos