Sábado, 31 de octubre de 2020
Área de clientes
No cerrar sesión
Gestión de claves
Artículos
Legislación
Empresas cárnicas
Revista on line


¿Quieres ser cliente?

Miguel Huerta: "hay que establecer medidas para ayudar a los sectores de la industria cárnica más vinculados con el canal horeca"


El secretario general de la Asociación Nacional de Industrias Cárnicas de España (Anice), Miguel Huerta, nos comenta en esta entrevista el momento que atraviesa el sector cárnico ante las decisiones adoptadas por el Gobierno debido a la pandemia por la COVID-19. Huerta solicita medidas que permitan a segmentos de la producción como es el caso de los más ligados al canal horeca, caso del ibérico, el ovino-caprino y el vacuno, afrontar estos momentos de caída en su actividad.

Antes de la llegada a España, ¿de qué manera se estaba viendo afectado el sector cárnico español por la evolución de la COVID-19 en China?
La mayor afectación se produjo por el colapso de las aduanas en China, en el momento álgido de la expansión el coronavirus allí. Se paralizó el despacho de mercancías y quedaron cientos de contenedores atascados. Sin embargo, esta situación se ha ido corrigiendo paulatinamente.
En cuanto a nuestro comercio exterior, de momento no se ha visto afectado, al margen de algunos problemas burocráticos. No obstante, no cabe duda de que se va a ver afectado, a medida que las medidas de lucha contra el coronavirus se extienden por el mundo. Asia mantiene la demanda, pero Europa va a disminuir las compras por las medidas de cuarentena, y lo mismo esperamos que ocurra en Iberoamérica.
Había que hacer un esfuerzo por desbloquear mercados cerrados, como el de Rusia, ya que ahora podría ser el momento oportuno, ante la crisis y el riesgo de desabastecimiento.

Una vez que se produjeron los primeros casos y ante las medidas adoptadas como el estado de alarma, ¿qué sectores de la industria cárnica se están viendo más afectados en nuestro país?
Indudablemente los más afectados son los sectores mas vinculados a la hotelería y restauración, cuya actividad ha sido suspendida por el estado de alarma. Esto ha ocasionado una enorme caída de las ventas, seguida de una cascada de anulaciones de pedidos, anuncios de retrasos en los pagos, etc.
En el sector cárnico son muchos los productos cuyo canal de venta principal es la hostelería y restauración, como son los productos del cerdo ibérico, los jamones y paletas curados, los cochinillos, la carne de cordero y los cortes de vacuno de calidad, entre otros.
También está siendo muy duro para los fabricantes de productos cárnicos, que el año pasado atravesaron muchas dificultades ante el enorme encarecimiento de la carne de porcino, su materia prima, y que esperaban recuperarse este año. Expectativas que se han venido abajo por el COVID-19.

¿De qué manera se podría enmendar la situación que están atravesando dichos sectores?
No cabe duda de que hay que plantear medidas específicas de ayuda a los sectores vinculados con el canal Horeca, y entre ellas:
  • La reducción de impuestos a los sectores más directamente afectados por el cierre del canal Horeca.
  • La subvención de los tipos de interés de los préstamos del ICO o avalados por el Estado.
  • La apertura del almacenamiento privado para los productos vinculados a la hostelería y restauración como instrumento que permita seguir el funcionamiento del sector.
  • Es importante extender el almacenamiento privado a los jamones en curación en los secaderos.
  • Y la recuperación de las restituciones a la exportación, para incentivar el comercio exterior.
  
¿Cuáles son las principales dificultades que están atravesando las industrias cárnicas para mantener su actividad?
Además de las ya indicadas anteriormente, derivadas del cierre de la hostelería, nos están perjudicando algunos bulos que circulan en redes sociales y en algunos medios de comunicación. Estos días circulan profusamente noticias falsas indicando que, en esta etapa de la cuarentena, solamente hay que adquirir productos de primera necesidad. Hay que combatir enérgicamente estas noticias y no podemos permitir que se difundan.
 
El sector de servicios e industria auxiliar, ¿es vital para mantener la actividad en estos momentos en las industrias?
Vital y esencial. Afortunadamente la administración ha dejado claro que la Industria alimentaria esta recogida como actividad esencial en el Real Decreto-ley 10/2020, publicado en el BOE, en tanto que pertenece a la cadena de aprovisionamiento de alimentos y bebidas. Todas las actividades conexas que sean imprescindibles para el mantenimiento de la IAB deben asimismo continuar. El sentido de actividad conexa imprescindible debe interpretarse de manera que deben ser actividades que sean imprescindibles realizar durante el período de duración del Real Decreto-ley, hasta el 9 de abril, sin las cuales la producción industrial se pararía o tendría graves consecuencias para el suministro. Es importante destacar que también se mantiene el tránsito aduanero y el despacho de mercancías.
 
¿Cómo valora la respuesta de muchas de las empresas ofreciendo EPIs a la sanidad pública?
Sin duda es una muestra más de la solidaridad y del compromiso de la industria cárnica con la sociedad. De especial valor en un momento en que los EPIs precisamente no abundan. También muchas empresas han donado alimentos y se han puesto a disposición de las autoridades sanitarias.
Sin embargo, tengo la impresión que la industria alimentaria está siendo obviada en esta crisis. Se agradece la labor a agricultores, a ganaderos, a la distribución de alimentos, a los sanitarios, a las fuerzas de seguridad…. ¿Y nosotros? Ni se nos menciona. Y somos un eslabón esencial en la cadena de suministro de alimentos. Algo evidente, pero que no se reconoce adecuadamente.
Hemos de estar agradecidos, como sociedad, del esfuerzo de todos esos colectivos, y entre ellos los empresarios y trabajadores de las industrias de alimentación, las cárnicas incluidas.
 
¿Han comenzado a notarse algunos problemas en la cadena cárnica en la relación de las empresas tanto con ganaderos como con la distribución a nivel de precios y contratos?
Lógicamente sí. Por lo ya mencionado de la paralización de la actividad de bares, restaurantes, hoteles, etc. La falta de demanda está parando al sector y los animales hay que sacrificarlos. No esperan ni entienden de estados de alarma.
El almacenamiento privado puede ayudar, de forma que siga funcionando la cadena cárnica y las carnes de los animales sacrificados se puedan almacenen en congelación. De aquí la importancia y urgencia de adoptar medidas de apoyo, antes de que sea tarde.
 
¿Qué carnes y productos están viendo mejorada su demanda en esta situación?
Esencialmente los que los consumidores perciben como de primera necesidad: carne de pollo y cerdo y elaborados cárnicos de menor coste. Sin embargo, a medida que la compras compulsivas van remitiendo, esperamos que se normalice la demanda de otras carnes y elaborados, esenciales también en nuestra dieta.

Una vez que todo esto pase, ¿podremos volver al punto donde estábamos con anterioridad o cambiará tanto el mercado cárnico internacional como la demanda de los consumidores?
En Anice creemos que no podemos esperar a que todo esto pase. Tenemos que anticiparnos al fin del estado de alarma: no sabemos si hay luz al final del túnel. Está claro que el consumo del turismo no se va a recuperar este año, y el de la hostelería, está por ver. Por ello es urgente diseñar desde ahora una campaña de promoción para atraer el turismo a España. Esto debería acompañarse de campañas de promoción exterior. Hay que impulsar todo lo que se pueda el comercio exterior, que es una de las grandes vías de actividad, y aquí administraciones nacionales y autonómicas y el ICEX deben volcarse.
Y otra línea urgente es incentivar el consumo nacional con campañas de promoción interna y apoyo decidido a sectores más afectados: comercio minorista y horeca.
Compartir esta noticia en:    Compartir en Linkedin LinkedIn        
©2020 Estrategias Alimentarias SL. Todos los derechos reservados. Aviso legal. Protección de datos