Sábado, 31 de octubre de 2020
Área de clientes
No cerrar sesión
Gestión de claves
Artículos
Legislación
Empresas cárnicas
Revista on line


¿Quieres ser cliente?

Rabobank muestra los cambios que se han producido en la industria alimentaria a nivel europeo tras la evolución de la COVID-19


Rabobank acaba de hacer público uno de sus informes en los que analiza el impacto que la crisis por la COVID-19 va a tener en la industria alimentaria europea. Según sus estimaciones, los riesgos clave para mantener el suministro habitual a nivel europeo en la actualidad pasan por: problemas de disponibilidad de mano de obra que causan problemas en la cosecha de cultivos, el manejo de animales y la ejecución de actividades de procesamiento y envasado en empresas de procesamiento de alimentos; riesgos de suministro de cereales, semillas oleaginosas y comidas de orígenes distantes, siguiendo las posibles restricciones a la exportación por parte de los gobiernos, junto con problemas en importantes zonas de EE.UU., Sudamérica e Indonesia o Malasia.

Además, en varios mercados, el colapso de la demanda está causando grandes pérdidas a los agricultores y procesadores. El gobierno tendrá que intervenir en varios de estos mercados para garantizar el suministro de estos productos en el futuro, cuando la situación vuelva a la normalidad.

Para Rabobank, hasta ahora, el impacto del brote del virus Covid-19, junto con las medidas de bloqueo relacionadas, en el crecimiento de cultivos y animales en granjas en Europa parece ser manejable. La producción agrícola primaria continúa. En Europa, en general, la siembra de cultivos en primavera no está en riesgo. Los insumos como semillas, fertilizantes y productos químicos para la protección de cultivos ya están en la granja o en almacenes en los minoristas de insumos agrícolas cercanos. La cría de ganado y la producción de leche y huevo también continúan. La alimentación animal todavía está llegando a los agricultores.

Sin embargo, existen algunos problemas en relación con los ingredientes alimenticios, como aminoácidos y vitaminas, junto con algunos ingredientes activos para productos de protección de cultivos de China, todo debido a la incertidumbre del suministro fuera de China, el principal proveedor de estos ingredientes.

Los problemas con la mano de obra hacen que la cosecha de algunos cultivos y la producción animal en las granjas se haya vuelto mucho más desafiante. En los sectores en los que la mano de obra contratada es una necesidad puede llegar a haber problemas. Los requisitos de distanciamiento social limitan el número de personas que pueden trabajar juntas en áreas pequeñas. Un turno no puede reemplazar el turno anterior sin un tiempo intermedio para evitar el riesgo de que los turnos se contaminen entre sí. El transporte de mano de obra a los sitios requiere que las personas viajen por separado. Además, la disponibilidad de mano de obra inmigrante ha disminuido en la mayoría de las regiones, ya que los trabajadores inmigrantes han regresado a sus países de origen y/o no se les permite viajar a través de las fronteras. Todos estos son problemas que aumentan los costos y reducen la capacidad de producción en algunos casos.

El transporte de productos agrícolas y animales desde las granjas a los mataderos continúa en la mayoría de los casos. Los gobiernos europeos han eximido a las empresas de logística de alimentos y procesadores de alimentos, ambos considerados sectores vitales, de las medidas de cierre. Algunas veces surgen algunos problemas específicos con respecto al transporte en camión desde áreas dentro de Europa muy afectadas por el virus, lo que lleva a mayores costos de transporte. La posible falta de conductores, después de las altas tasas de baja por enfermedad, también conlleva un riesgo para la logística.

En el caso de la industria procesadora, los problemas laborales son una vez más la preocupación más apremiante. Además, muchos empleados están de baja por enfermedad y esto ha llevado a que los porcentajes de bajas por enfermedad del 10% o más se han vuelto comunes en muchos lugares. Esto afecta las actividades de procesamiento y envasado que requieren mucha mano de obra, como el sacrificio, deshuesado, procesamiento de pescado y procesamiento de vegetales.

En el caso de las empresas de procesamiento que obtienen productos agrícolas de orígenes lejanos fuera de Europa, se enfrentan a algunos inconvenientes en los puertos de América del Sur y las exportaciones más bajas de la Región del Mar Negro debido, por ejemplo, a las cuotas de exportación establecidas por Rusia. En general, sin embargo, las importaciones de la UE actualmente no se ven muy afectadas.

Aún así, existe el riesgo de una menor disponibilidad de harinas proteicas, por ejemplo, debido a la menor producción de biocombustibles en los EE.UU. y en la UE, como resultado de los precios mundiales más bajos del petróleo y la falta de demanda de combustible debido a las medidas de cierre. Los cereales también podrían estar menos disponibles a medida que más países limiten aún más las exportaciones. Además, la concentración de los flujos comerciales de semillas oleaginosas, harinas y aceite de palma en ciertos puntos de estrangulamiento en América del Norte y del Sur e Indonesia/Malasia podría provocar interrupciones en Europa si, por ejemplo,

En cuanto a la cadena alimentaria, aunque la producción y el procesamiento primario continúan, la ruta al mercado desde el procesador hasta el consumidor se ve muy afectada. La demanda en ciertos mercados casi ha desaparecido, lo que lleva a pérdidas significativas para los ganaderos y procesadores, tal y como hemos visto en el caso del ovino y el vacuno.
Compartir esta noticia en:    Compartir en Linkedin LinkedIn        
©2020 Estrategias Alimentarias SL. Todos los derechos reservados. Aviso legal. Protección de datos