Viernes, 23 de octubre de 2020
Área de clientes
No cerrar sesión
Gestión de claves
Artículos
Legislación
Empresas cárnicas
Revista on line


¿Quieres ser cliente?

Cosmo, primer becerro genéticamente editado mediante CRISPR para producir un 75% de descendencia masculina


El pasado mes de abril nacía en las instalaciones de la Universidad de Davis en California un becerro llamado Cosmo cuyo genoma fue editado para producir un mayor número de descendencia masculina que femenina: un 75% de machos y un 25% de hembras. La investigación acaba de ser presentada en una reunión celebrada por la Sociedad Americana de Ciencia Animal.

Usando la tecnología de edición del genoma CRISPR, los investigadores pueden hacer cortes específicos en el genoma o insertar genes útiles, lo que se denomina un gen knock-in. En este caso, los científicos insertaron o introdujeron con éxito el gen SRY del ganado, el gen responsable de iniciar el desarrollo masculino, en un embrión bovino.

Las crías de Cosmo que heredan este gen SRY crecerán y se verán como machos, independientemente de si heredan un cromosoma Y", dijo Alison Van Eenennaam, genetista de animales del Departamento de Ciencia Animal de UC Davis.

Van Eenennaam dice que parte de la motivación para producir más machos en el ganado vacuno es que son aproximadamente un 15% más eficientes a la hora de transformar el alimento en masa muscular y esto hace que a la hora de sacrificarlos tengan un peso mayor. También podría ser una victoria para el medio ambiente, ya que se necesita menos ganado para producir la misma cantidad de carne. "Los ganaderos podrían producir algunas hembras como sustitutos y dirigir una mayor proporción de ganado macho para el mercado", dijo Joey Owen, investigador postdoctoral en ciencia animal que lidera el proyecto con Van Eenennaam.

"Se necesitaron dos años y medio para desarrollar el método para insertar un gen en el embrión en desarrollo y otros dos años para establecer con éxito un embarazo", dijo Owen. En abril de 2020, nació un ternero sano de casi 50 kg.

Para Van Eenennaam esto es solo el comienzo de la investigación. Cosmo alcanzará la madurez sexual en un año, y lo criarán para estudiar si la herencia del gen SRY en el cromosoma 17 es suficiente para desencadenar la vía de desarrollo masculina en embriones XX y dar como resultado una descendencia que crecerá y se verá como los machos.

Eso sí, la Universidad deja claro que como el FDA, el organismo encargado de gestionar los medicamentos y los alimentos en Estados Unidos, regula la edición genética de los animales, Cosmo y su descendencia no podrán entrar en la cadena alimentaria.
Compartir esta noticia en:    Compartir en Linkedin LinkedIn        
©2020 Estrategias Alimentarias SL. Todos los derechos reservados. Aviso legal. Protección de datos