Martes, 27 de octubre de 2020
Área de clientes
No cerrar sesión
Gestión de claves
Artículos
Legislación
Empresas cárnicas
Revista on line


¿Quieres ser cliente?

Desarrollan un protocolo para producir carne de vacuno neutralizando las emisiones de gases


Los investigadores de Embrapa desarrollaron un protocolo a seguir por las fincas interesadas en producir carne de vacuno mitigando los impactos causados ​​por las emisiones de gases de efecto invernadero, los GEI. Considerada una de las fuentes emisoras de estos gases, especialmente por el gas metano que se genera en el proceso de digestión de los rumiantes, la ganadería es capaz de compensar sus emisiones integrando la producción con la plantación de árboles y un adecuado manejo de los pastos, por ejemplo.

Con la mirada puesta en esta solución, los científicos de Embrapa Gado de Corte (MS) desarrollaron pautas para compensar las emisiones generadas en el campo, basadas en experimentos con mediciones y estimaciones de emisiones y absorción de carbono equivalente involucradas en el ganado.

El resultado fue el protocolo Carne Carbono Neutro (CCN), que se basa en sistemas de integración cultivo-ganadería-bosque, o silvopastoril. La propiedad puede reclamar el uso del sello CCN después de la evaluación y aprobación de un certificador independiente. “Carne Carbono Neutro se basa en este protocolo, un conjunto de estándares que deben ser seguidos por los productores y avalados por un certificador certificado por Embrapa”, resume la investigadora Fabiana Villa Alves .

La presencia de árboles integrados en el sistema de producción es uno de los requisitos del protocolo. El productor puede optar por integrar ganadería con bosque (IPF) o insertar cultivo en el sistema, conocido como ILPF o integración cultivo-ganadería-bosque.

La certificación no es para la propiedad en su conjunto, sino para el área de producción de CCN. Este debe tener necesariamente un sistema ILPF o ILP. Si el productor piensa en implantarlo en un área de pasto, debe tener cuidado de colocar a los animales solo cuando los árboles tengan al menos seis centímetros de diámetro. Esta medida asegura que la entrada de animales al sistema no ocasionará daños a los árboles, reduciendo el valor comercial de la madera que se producirá. La presentación del inventario forestal anual continuo también es necesaria para monitorear el secuestro de carbono. 

Con un propósito similar, es obligatorio registrar el contenido de carbono en el suelo, mediante muestreos semestrales. Estos valores no pueden disminuir con el tiempo. Se deben controlar las plantas invasoras en el área de pastos y el productor debe reemplazar los nutrientes en el suelo. Si hay un excedente de pasto, otros animales pueden pastar en la zona de CCN siempre que se respete la capacidad máxima y los animales estén debidamente identificados. Los animales del programa CCN no deben pastar en áreas no certificadas.

Se debe controlar y presentar el registro del rebaño, incluyendo el número de animales en el área, con fechas de entrada y salida, además de las muertes ocurridas. El uso de insumos agrícolas, nutricionales y veterinarios y el control zootécnico deben registrarse de la misma forma. Es obligatorio incluso controlar la salida de animales a cualquier otra zona. Deberá enviarse al certificador una lista con la identificación individual de los animales y su movimiento. 

Para fines de certificación, se aceptan animales machos, enteros o castrados, y hembras. Todos deben ser rastreables y ser visualmente diferentes de otros animales del rebaño. El programa recomienda el uso de marcado alternativo al marcado de fuego y evita por completo la mutilación.

El protocolo CCN no se limita al cuidado del medio ambiente, también cubre varias otras áreas, como la seguridad alimentaria. Se requieren procedimientos de gestión zoosanitaria, además de mecanismos que permitan la trazabilidad del producto a lo largo de la cadena. Se debe seguir estrictamente el calendario sanitario de vacunas para el rebaño, según la región y estado de la explotación. Las vacunas deben registrarse y la aplicación debe hacerse en el lugar correcto, según los expertos. El animal con un absceso por vacuna será descalificado. La indicación del lugar de aplicación también es válida para vermífugas y otros medicamentos inyectables. Todas las terapias utilizadas en los animales del programa CCN deben registrarse en un libro específico que será inspeccionado por el certificador.

La producción debe ser 100% conforme al Código Forestal Brasileño y presentar constancia de regularidad con el Registro Ambiental Rural.

El sello se otorga únicamente a propiedades que presenten responsabilidad social. Es necesario demostrar que se está cumpliendo con la legislación laboral. La certificación verifica que los empleados estén debidamente remunerados, que cuenten con buenas condiciones de vivienda, higiene, alimentación y trabajo, como la provisión de equipo de protección personal (EPI), por ejemplo.

La principal fuente de alimento para los animales debe ser el pasto, y deben ser complementados durante todo el año. La suplementación alimenticia no debe exceder la tasa del 2% del peso vivo, permitiéndose la suplementación (“confinamiento en pastos”) hasta por 105 días. El agua suministrada a los animales debe ser de buena calidad y estar bajo corriente o, si no es posible, renovarse con frecuencia. En el manejo del pastoreo, las especies disponibles deben ser las indicadas para las condiciones edafoclimáticas de la región y el manejo debe adoptar técnicas que garanticen alimentos en cantidad y calidad suficientes a los animales.

El documento enfatiza que se debe prestar especial atención a la implantación y manejo del forraje, ya que su manejo inadecuado puede provocar la degradación de la pastura, haciendo inviable la concesión del sello. Por tanto, se deben respetar las alturas mínimas de pastoreo según la especie y cultivar utilizado. Embrapa cuenta con herramientas que ayudan al productor en esta tarea, como la  regla de manejo de pastos.

“CCN es una tecnología genuinamente brasileña. No buscamos soluciones del exterior, al contrario, hoy somos un referente para especialistas que vienen de otros países a conocer nuestra tecnología”, se enorgullece Fabiana Villa, enfatizando que el trabajo brasileño ha venido apoyando programas de mitigación de GGE en ganadería en otros países. como Australia y Argentina.

Más que una tecnología, CCN es un concepto de marca capaz de transformar la producción de proteína animal a nivel nacional e internacional. Esta es la opinión del investigador de Embrapa  Cleber Oliveira Soares , actual director del Departamento de Apoyo a la Innovación Agraria del Ministerio de Agricultura, Ganadería y Abastecimiento ( Mapa ).

“El concepto de Carne Carbono Neutral contribuirá no solo a la producción sustentable de proteína animal en Brasil y el trópico, sino también a ganancias productivas y ambientales en el corto, mediano y largo plazo”, predice Soares.

“La ventaja de la certificación CCN es que no excluye otras certificaciones y se puede agregar a etiquetas de razas específicas. En el caso del ganado vacuno, se están creando otras marcas de concepto, con la misma lógica que CCN, como el Carbon Neutral Becerro y el Carbon Neutral Leather, dentro de lo que Embrapa denominó la “Plataforma Ganadera Certificada Low Carbon”. La tendencia es consolidar este movimiento en otras cadenas productivas”, opina Villa.

El comercio mundial de carnes rojas es de 13,2 millones de t exportadas anualmente. Solo Brasil exportó 2,2 millones en 2019. El mercado de carnes especiales como CCN (Carne Carbono Neutral) es prometedor, al igual que el creciente número de consumidores que exigen calidad y sostenibilidad de los productos. Los grupos de refrigeración se han interesado y han seguido la evolución de la producción de CCN. El 27 de agosto Marfrig lanzó una línea especial de productos con la marca Viva, creada para diferenciar las carnes producidas bajo la certificación CCN.

El investigador de ganado  vacuno de Embrapa, Roberto Giolo, cree que la carne de vacuno brasileña se beneficiará del sello CCN y llegará a mercados más exigentes, tanto nacionales como extranjeros, con potencial para incrementar las exportaciones brasileñas. Los clientes potenciales incluyen países de Europa. 

Giolo cree que el sello será un facilitador para el logro de las metas nacionales previstas en el Plan de Agricultura Baja en Carbono (Plan ABC), ya que fomentará la adopción de sistemas integrados de producción.
Compartir esta noticia en:    Compartir en Linkedin LinkedIn        
©2020 Estrategias Alimentarias SL. Todos los derechos reservados. Aviso legal. Protección de datos