Miércoles, 25 de noviembre de 2020
Área de clientes
No cerrar sesión
Gestión de claves
Artículos
Legislación
Empresas cárnicas
Revista on line


¿Quieres ser cliente?

Incarlopsa invierte para reducir su huella medioambiental


Nueva planta frigorífica en Guijuelo y seis túneles de congelación en Tarancón

Incarlopsa, compañía castellano dedicada a la producción y elaboración de productos cárnicos del cerdo, refuerza su apuesta por la sostenibilidad con la instalación de una nueva planta frigorífica en su centro de producción ubicado en Guijuelo (Salamanca) y seis túneles de congelación de última generación en las instalaciones de Tarancón (Cuenca). 

Con ambos proyectos, Incarlopsa continúa avanzando en la implementación de innovadoras soluciones de eficiencia energética en sus centros de producción que contribuyan a una reducción del consumo de energía y de la emisión de Gases de Efecto Invernadero a la atmósfera.

La inversión necesaria para la nueva instalación frigorífica de Guijuelo y los túneles de congelación de Tarancón está incluida en el Plan de Inversiones Productivas de Incarlopsa para 2020 y que está dotado con 33,6 millones de euros. 

La nueva planta frigorífica instalada en el centro de producción de Guijuelo aporta ventajas como un buen rendimiento termodinámico, que redunda en una mayor eficiencia y en una reducción del consumo energético en aproximadamente un 82% respecto a la instalación anterior cuando funcione a plena carga. Esto contribuirá a evitar la emisión de 1.200 toneladas de CO2 equivalentes cuando la planta esté plenamente operativa. 

En línea con su apuesta por promover y potenciar el desarrollo sostenible de la compañía, Incarlopsa ha instalado en la planta de Tarancón seis túneles de congelado de última generación y máxima eficiencia que permiten incrementar la capacidad total de congelación de la compañía en 120 toneladas. Para su diseño se ha tenido en cuenta el clima propio de la zona, se han utilizado materiales respetuosos con el medioambiente. y sus dimensiones permiten una optimización de la circulación del aire frío durante el proceso de congelación, que será más rápido, eficiente y homogéneo. 

Además, la compañía prevé incorporar en la planta una bomba de calor con capacidad para suplir la demanda calorífica de toda la instalación y que sustituirá la actual caldera de gasoleo, evitando así la emisión de 350 toneladas equivalentes de CO2.
Compartir esta noticia en:    Compartir en Linkedin LinkedIn        
©2020 Estrategias Alimentarias SL. Todos los derechos reservados. Aviso legal. Protección de datos