Martes, 26 de octubre de 2021
Área de clientes
No cerrar sesión
Gestión de claves
Artículos
Legislación
Empresas cárnicas
Revista on line


¿Quieres ser cliente?

La industria porcina de Nueva Zelanda pide que los productos importados sean etiquetados indicando el lugar de origen


En 2018 se aprobaron en Nueva Zelanda leyes diseñadas para ofrecer más claridad sobre de dónde provienen los alimentos que se consumen, unas leyes en las que hay un retraso de más de un año en su entrada en vigor debido a la covid-19. La carne de cerdo importada debería etiquetarse con una indicación sobre su país de origen. No obstante, la carne de cerdo que se importa y luego se procesa en Nueva Zelanda, incluido el tocino y el jamón, no necesitaría este etiquetado.

En este contexto, la industria porcina neozelandesa sostiene que más de la mitad de la carne de cerdo consumida en el país es importada de países como Estados Unidos, España y China pero que debido a estas regulaciones no todos los consumidores están enterados de la verdadera procedencia de esta carne. Además, añaden, dicha carne es producida con unos métodos y con un valor nutricional diferente al que ellos promocionan respecto de la carne de cerdo y, sin embargo, entrarían en el mismo saco publicitario.

El año pasado, una investigación realizada por UMR encontró que más del 80% de los neozelandeses creen que es engañoso que la carne de cerdo importada procesada en Nueva Zelanda no esté etiquetada como importada. A pesar de ello, está previsto que las nuevas normas entren en vigor en diciembre sin cambios.
Compartir esta noticia en:    Compartir en Linkedin LinkedIn        
©2021 Estrategias Alimentarias SL. Todos los derechos reservados. Aviso legal. Protección de datos