Viernes, 30 de julio de 2021
Área de clientes
No cerrar sesión
Gestión de claves
Artículos
Legislación
Empresas cárnicas
Revista on line


¿Quieres ser cliente?

Coincidiendo con el Día Mundial del Pollo, ABPA explica que el incremento de los costes de producción presiona a los avicultores brasileños


Hoy, 10 de mayo, los avicultores de todo el mundo celebran el Día Mundial del Pollo, fecha establecida por el Consejo Mundial de Avicultura (IPC) para celebrar el papel social de esta proteína animal. Y la fecha es especialmente importante para Brasil, que es el tercer mayor productor y líder absoluto en exportaciones de carne de pollo.

A pesar de la referencia positiva, la fecha marca uno de los momentos más desafiantes para la sostenibilidad económica sectorial. Según la Asociación Brasileña de Proteína Animal (ABPA), varios centros de producción enfrentan máximos históricos en los costos de producción, principalmente debido a los altos niveles de maíz y soja, insumos que representan el 70% de la composición de costos del sector.

Según el Índice de Costos de Producción (ICP) elaborado por el Centro de Inteligencia Avícola y Porcina Embrapa Concórdia, los costos de producción del sector acumularon un incremento de 43,43% en los últimos 12 meses. 

Según encuestas de CEPEA, la variación anual en abril en varios lugares supera el 115% en el caso del maíz y se acerca al 60% en el caso de la harina de soja. Y hay otros costos con impacto sectorial, como las inversiones realizadas para proteger a los empleados en medio de la situación pandémica.

Sin embargo, la transferencia al consumidor no siguió el mismo ritmo, según el presidente de ABPA, Ricardo Santin. “Si, por un lado, vemos que los costos de los cereales se duplican en la comparación anual de varios mercados, por otro lado, vemos un aumento en los precios de los alimentos, que no puede seguir el ritmo del aumento de los costos. Por ello, es inevitable que en los próximos meses lleguen nuevos máximos a los lineales”, explica.

Según el Instituto Brasileño de Geografía y Estadística (IBGE), el Índice Nacional Amplio de Precios al Consumidor ya muestra incrementos acumulados en los precios del pollo entero y cortes. Sin embargo, no son suficientes y tienden a aumentar, según explica el presidente de ABPA. “La transferencia de costos es inevitable. Los índices que vemos ahora reflejan el uso de insumos comprados hace meses, en valores inferiores a los actuales. Por eso, es probable que en los próximos meses lleguen nuevos máximos a las góndolas”, analiza.

En este contexto de fuerte crisis económica, según el presidente de la ABPA, Ricardo Santín, el sector productivo estaba llamado a garantizar e incrementar la oferta de alimentos. “Solicitamos y fuimos incluidos por el Gobierno Federal entre las actividades esenciales, ya que entendemos nuestro papel en este contexto de crisis. Precisamente por eso, hemos pedido apoyo al Gobierno para reducir los efectos de la perversa situación de fuerte especulación que enfrenta el país, con la oferta de insumos disponibles, pero precios que impactan directamente la inflación y la capacidad de compra del consumidor. Esto, precisamente en medio de una de las crisis económicas y sociales contemporáneas más fuertes”, dice.

Entre las medidas solicitadas por la ABPA se encuentra la información anticipada sobre los contratos de exportación hechos oficialmente por el Gobierno brasileño. La medida, explica Santin, no está relacionada con el control de las exportaciones, sino con la transparencia en un mercado que carece de información que mejore la planificación industrial.

“Defendemos la libertad de exportar e importar y no queremos imponer ningún obstáculo. Lo que buscamos es el establecimiento de una fuente oficial, idónea, como la Conab u otra agencia del ámbito del Ministerio de Agricultura, que permita a las empresas brasileñas acceder a esta información, como es el caso de otras grandes naciones exportadoras, como es el caso de EE.UU. Sin este índice, estamos en desventaja frente a nuestros principales competidores internacionales, lo que también impacta en el 70% de la producción de carne de pollo en el mercado interno”, dice Santín.

Otras medidas también se encuentran entre las solicitudes realizadas por el sector al Gobierno, como la total factibilidad de importar insumos de países extra-Mercosur, exenciones relacionadas con la recaudación de PIS y COFINS, entre otras.
Compartir esta noticia en:    Compartir en Linkedin LinkedIn        
©2021 Estrategias Alimentarias SL. Todos los derechos reservados. Aviso legal. Protección de datos