Viernes, 30 de julio de 2021
Área de clientes
No cerrar sesión
Gestión de claves
Artículos
Legislación
Empresas cárnicas
Revista on line


¿Quieres ser cliente?

En Argentina el 28% del precio de la carne que paga el consumidor son impuestos


El 65% corresponde a costos de producción y el 7% el margen de beneficio

La Fundación Agropecuaria para el Desarrollo de Argentina (FADA) acaba de presentar una nueva edición de su informe semestral de “Composición de Precios".

Específicamente para la carne, sus cálculos muestran que es el producto más afectado por la carga impositiva ya que de los 531 pesos de precio medio por kg, 149 corresponden a impuestos.

“Algo llamativo de este estudio es que demuestra la alta carga tributaria que tienen alimentos que son básicos, como el pan, la carne o la leche. En promedio, 1 de cada 4 pesos que pagamos por estos productos, son impuestos que se acumulan a lo largo de la cadena. En el caso del pan, pesan más los impuestos, que la propia harina”, destaca David Miazzo, economista jefe de FADA.

"El problema de fondo es el valor de la moneda, cada vez se necesitan más pesos para comprar el mismo kilo de carne, de tomates, el litro de nafta o una remera”. “No es un tema de precios, tenemos un problema macroeconómico. Un profundo déficit fiscal que se financia emitiendo pesos que, sumado a falta de confianza, se traducen en pesos que cada vez valen menos: eso es la inflación”, define Miazzo.

De los 531 pesos por kg, la cría ganadera representa 158 pesos, el 30%, el cebadero son 141 pesos (27%), el paso por el matadero o industria cárnica supone un 6%, la carnicería el 9% (47 pesos) y finalmente los impuestos son el 28% del precio final, 149 pesos.El maíz representa el 15% del precio del novillo y 11% del kilo de carne al mostrador.

“Cuando se analiza la participación de cada eslabón, es importante destacar que, si bien la cría del ternero representa el 30% del precio, hay que tener en cuenta que es la etapa de la cadena más costosa por el tiempo que se requiere para tener listo un ternero,”, aclaró Natalia Ariño, economista de FADA.

De los impuestos que tiene la cadena, el 75% son nacionales (impuesto a las ganancias, IVA, e impuesto a los créditos y débitos), 20% provinciales (inmobiliario rural, ingresos brutos) y 5% municipales (impuesto a la industria y comercio y tasa vial). El impuesto a las ganancias y el IVA, son los de mayor participación, que en conjunto representan el 65% de los impuestos totales.

Si se analiza toda la cadena de carne bovina, desde la cría hasta el comercio, el 65% son costos de producción, 28% impuestos y 7% el resultado económico, sobre el precio del kilo de carne. Este informe detectó que la carnicería tuvo una caída en su margen. “Esto se puede explicar por el techo que pone el poder de compra de los consumidores al momento de actualizar el precio de venta de la carne frente a los costos”, advierte Miazzo. 

Para concluir, en relación al control de precios, Miazzo señala que “la inflación en Argentina está ligada al déficit público, la emisión monetaria y la falta de confianza. Por ello, es imposible combatirla desde los controles de precios, los derechos de exportación o las restricciones para exportar. Este tipo de medidas actúan sobre la consecuencia, que es el aumento de los precios, pero no sobre las causas que generan esos aumentos".
Compartir esta noticia en:    Compartir en Linkedin LinkedIn        
©2021 Estrategias Alimentarias SL. Todos los derechos reservados. Aviso legal. Protección de datos