Sábado, 23 de octubre de 2021
Área de clientes
No cerrar sesión
Gestión de claves
Artículos
Legislación
Empresas cárnicas
Revista on line


¿Quieres ser cliente?

Informe del ICEX sobre las posibilidades que el mercado de Bosnia Herzegovina tiene para la industria cárnica española


La Oficina Económica y Comercial de la Embajada de España en Zagreb ha elaborado un informe, publicado por el ICEX en el que analiza la situación del mercado de la carne y los productos cárnicos en Bosnia Herzegovina. Dicho informe está disponible en el siguiente enlace.

En el sector cárnico, la producción de carne de ternera y de cordero cuenta con una larga tradición en Bosnia Herzegovina, si bien se produce mayoritariamente carne de aves y de ovino. Por zonas, en el noroeste de Bosnia y Herzegovina se concentra la producción de carne porcina, bovina y aves mientras que en la región de Herzegovina, se crían ovejas y en la zona central del país, aves y vacuno.

El sector del procesado de carne es uno de los sectores más importantes y desarrollados de Bosnia y Herzegovina (fundamentalmente carne seca, ahumada y conservas de carne) y cuenta con unas 30 empresas, la mayoría de ellas de tamaño pequeño. Solo 11 se consideran grandes empresas y producen más de la mitad de la producción total del sector. Esta industria funciona de acuerdo con las normativa comunitaria, lo que le permite exportar a los mercados internacionales.

A pesar de que en los últimos años ha aumentado el número de granjas, explotaciones agrícolas e instalaciones de la industria transformadora, la producción de carne y de productos cárnicos es insuficiente para satisfacer las necesidades del país. Esto explica el crecimiento de las importaciones en este sector, principalmente de los países vecinos, con una larga tradición comercial en el mercado (Croacia, Serbia, Macedonia del Norte, Montenegro y Eslovenia) y de los países europeos como Italia, Alemania y Hungría. De España se importa muy poco.

El consumo de carne per cápita es de 40 kg de carne al año, mientras que los ciudadanos de la UE consumen 85 kg de carne per cápita. Es un consumidor que tiende a guiarse por el precio en detrimento de la calidad, lo que hay que tener en cuenta al abordar una estrategia de introducción en este mercado.

En un futuro y después de la crisis causada por la covid-19, es de esperar que se produzca la recuperación económica del país con unos niveles de crecimiento previstos superiores al 3-4 %, un incremento del poder adquisitivo de la población y un mayor consumo hacia productos alimenticios de mayor calidad.

También habrá que tener en cuenta la tendencia actual hacia los productos gourmet y hacia los productos saludables (con menos grasas, menos sal, con ingredientes certificados, sin aditivos, sin colorantes, etc.) y en los que el consumidor está dispuesto a pagar más. En este contexto están también apareciendo muchos elaborados cárnicos congelados de aves, al considerarse más sanos que los elaborados de carne roja.

Por último, mencionar la importancia del sector halal, en un país con una importante población musulmana, y que puede ofrecer otra oportunidad para la exportación española a este país.
 
Por zonas, se puede hablar de un mayor interés por los productos halal y menor consumo de cerdo en la Federación y parte central de la capital, mientras que, en la zona turística de Herzegovina, y de mayoría croata con un mayor poder adquisitivo, se busca un producto de mejor calidad y más variado.

Las grandes cadenas multinacionales de distribución presentes en Bosnia y Herzegovina (bosnias, croatas y eslovenas) han impulsado el cambio en los hábitos de compra de los consumidores con la popularización de las grandes superficies, diversificación de productos y mayor competencia en precio. La compra por internet sigue siendo insignificante, a pesar de la crisis de la COVID-19, dado que solo un par de cadenas ofrecen este servicio y que los dispositivos electrónicos y de acceso a internet no están todavía accesibles a gran parte de la población, sobre todo en las zonas rurales.

El líder principal en la distribución alimentaria es la empresa bosnia Bingo, cuya cuota de mercado fue del 71 % en 2020, seguida de la cadena eslovena Mercator con una cuota del 7,2 % y Tropic con el 6,8 %. Estas cifras variarán en los próximos años con la finalización de la reestructuración de la cadena croata de alimentación Konzum y con la entrada de la cadena alemana Lidl, que tiene previsto abrir su primera tienda a finales de 2021 y en 2022.

La mejor estrategia para acceder al mercado es contactar con un importador/distribuidor o bien con una de estas cadenas de alimentación. Estos importadores tienen acceso a la venta minorista y el canal HORECA. No existe ningún Cash and Carry en el país. Otra forma de introducirse es vendiendo materia prima a las fábricas bosnias para que éstas realicen el proceso de transformación y vendan en el mercado bajo su propia marca.

El mayor centro de compra del país es la capital Sarajevo. También existen otros centros importantes en la distribución, como son Mostar, Banja Luka o Tuzla.

Percepción del producto español
El producto español hasta hace unos años era prácticamente desconocido, excepto para el caso de los productos más emblemáticos como son el vino, las aceitunas y el aceite de oliva. Los importadores bosnios reconocen nuestra calidad y buen precio, pero la falta de una mayor publicidad y visualización de nuestras ventas, hacen que el consumidor final no sea consciente de que está comprando un producto español. En muchos casos, solo los conoce por sus viajes a España.

La presencia de las empresas españolas se da principalmente vía exportación directa, o bien vía exportación indirecta a través de Eslovenia o Croacia, en donde están las centrales de compra de las grandes cadenas de alimentación como son Mercator o Konzum. Otra vía interesante de introducción en el mercado es el canal HORECA, sobre todo en Sarajevo y en la zona de Herzegovina (Mostar y Medjugorje), centros turísticos por excelencia.

En definitiva, Bosnia y Herzegovina es un mercado pequeño, con solo 3,5 millones de habitantes y una baja renta per cápita, pero con oportunidades comerciales a corto, medio y largo plazo en el marco de la recuperación económica y del aumento del poder adquisitivo de la población. A esto se le añade los nuevos nichos de mercado en el sector cárnico, en torno a los productos gourmet, a la comida saludable y a los productos halal.

Con una buena imagen como país, las principales dificultades para nuestros productos son la fuerte y arraigada competencia de los países vecinos, con una larga tradición comercial, y el mayor coste de transporte desde nuestro país.
Compartir esta noticia en:    Compartir en Linkedin LinkedIn        
©2021 Estrategias Alimentarias SL. Todos los derechos reservados. Aviso legal. Protección de datos