Martes, 26 de octubre de 2021
Área de clientes
No cerrar sesión
Gestión de claves
Artículos
Legislación
Empresas cárnicas
Revista on line


¿Quieres ser cliente?

Carnimad califica de "competencia desleal" y "engaño al consumidor" la puesta en marcha de una "carnicería" que vende productos a base de vegetales


Ante la apertura en Madrid de un comercio denominado Come Compasión, que se denomina como la primera "carnicería vegetal" del país, Carnimad ha remitido a la direccion de la empresa un escrito en el que les recuerda que "según lo recogido en el Real Decreto 1376/2003, de 7 de noviembre, una carnicería es “un establecimiento dedicado a la manipulación, preparación y presentación y, en su caso, almacenamiento de carnes y despojos frescos, con o sin hueso, en sus diferentes modalidades, así como de preparados de carne, productos cárnicos y otros productos de origen animal, para su venta al consumidor en las dependencias propias destinadas a dicho fin”.

Además, según Carnimad, "entendemos también que la actividad que desarrollan no puede encuadrarse en ninguna de las actividades de comercio al por menor de carne y productos cárnicos en establecimiento especializado, que tienen sus propios epígrafes fiscales de IAE y un CNAE".

El uso incorrecto de las denominaciones va mucho más allá del nombre del establecimiento, "porque está presente en casi todos los productos de Come Compasión, tanto en tienda física como en online, vulnerando las normativas nacionales y europeas, y llevando a la confusión del consumidor".

Concretamente utilizan términos como 'carnes rojas', 'carnes blancas', 'embutidos', 'entrecots', 'chorizos' y hasta 'nuestros ibéricos'

Ante esto, Carnimad recuerda la existencia del Real Decreto 474/2014, de 13 de junio, por el que se aprueba la norma de calidad de derivados cárnicos, que, concretamente en su artículo 16, determina que estos tienen que contener alguno de los siguientes ingredientes: carne, tocino o grasa, sangre o sus componentes o ambos, menudencias y/o tripas naturales.

En el caso del “ibérico”, el incumplimiento normativo es todavía más grave, ya que el uso de este término tiene su propia norma de calidad, por la cual se prohíbe el uso del mismo para todo producto que no cumpla con dicha norma, incluso aunque este sea de origen animal.

Desde Carnimad, consideran que este mal uso de las denominaciones cárnicas es de extrema gravedad, pues claramente es un engaño al consumidor, además de suponer un acto de competencia desleal respecto a las más de 2.550 empresas de carnicería, charcutería, pollería y casquería especializada, que hay en la Comunidad de Madrid, y más de 25000 si hablamos a nivel nacional.

Por otro lado, ya en 2017, una Sentencia del Tribunal Europeo actuó con contundencia respecto a aquellos términos que hacían referencia a productos lácteos sin llevar leche de origen animal, quedando el término “leche” solo permitido para aquella que provenga de animales. Dicha interpretación es extensiva, sin ningún tipo de duda, para los términos cárnicos.

En el escrito ya mencionado, Carnimad deja claro que "somos defensores de la Dieta Mediterránea, la cual incluye alimentos de origen animal como opción saludable y sostenible, pero que, sin ningún lugar a dudas, respetamos la libre elección del consumidor para elegir las múltiples opciones disponibles, incluyendo entre ellas la alimentación vegana y vegetariana".

Al tiempo, piden que se revise y retire de forma inmediata de cualquier referencia a productos o derivados cárnicos en el etiquetado y comunicación del establecimiento, buscando una solución acorde al actual marco normativo europeo; reservándonos el derecho a emprender cualquier otro tipo de actuación, tanto en defensa de los consumidores y usuarios, como en el ámbito de nuestra actividad comercial.
Compartir esta noticia en:    Compartir en Linkedin LinkedIn        
©2021 Estrategias Alimentarias SL. Todos los derechos reservados. Aviso legal. Protección de datos