Lunes, 6 de diciembre de 2021
Área de clientes
No cerrar sesión
Gestión de claves
Artículos
Legislación
Empresas cárnicas
Revista on line


¿Quieres ser cliente?

Científicos alemanes enseñan a las vacas a "ir al baño" para reducir las emisiones GEI


Un reciente estudio ha presentado una solución inusual para reducir los contaminantes parcialmente responsables del cambio climático. Mediante enseñarle al ganado vacuno a “ir al baño”, un grupo de investigadores cree que la orina de los animales, que contiene amoniaco, se puede juntar antes de soltarla en el ambiente.

El ganado es en parte responsable de las emisiones mundiales de gases de invernadero, sobre todo el vacuno. Aparte de los nitratos en sus desechos, las vacas liberan grandes cantidades de metano a través de sus eructos, y requieren cantidades gigantescas de tierra donde pastar.

El nuevo estudio busca abordar por lo menos algunos de los efectos negativos derivados de criar ganado. Los hallazgos sugieren que se puede entrenar al ganado vacuno para que “use una letrina para orinar”.

Aunque no es nocivo para el medioambiente por sí mismo, el amoniaco en la orina de las vacas se convierte rápidamente en óxido nitroso, un gas de invernadero, cuando se mezcla con la tierra y las heces. Por ende, juntar la orina antes de que sucedan estas reacciones químicas podría reducir de manera significativa las emisiones.

El experimento, llevado a cabo por científicos de la Universidad de Auckland, Nueva Zelanda, y el Instituto de Investigación en Biología de Animales de Granja de Alemania, consistió en enseñarle al ganado vacuno cómo usar lo que ellos llamaron el método “MooLoo”. Con el fin de entrenar a las vacas para que orinen en un área “de baño” determinada en su establo, se les dio una bebida dulce o cebada triturada como recompensa. Si orinaban en otra parte, se mojaba a las vacas con agua como un castigo suave.

En pocas semanas, los investigadores fueron capaces de enseñarles a “ir al baño” a 11 de 16 vacas. Y con entrenamiento adicional, Langbein cree que las vacas menos exitosas también podrían aprender esta habilidad.

Los investigadores hallaron que las capacidades de los animales eran comparables a las de un niño pequeño, e incluso superaban a las de “niños muy pequeños”.
Compartir esta noticia en:    Compartir en Linkedin LinkedIn        
©2021 Estrategias Alimentarias SL. Todos los derechos reservados. Aviso legal. Protección de datos