Martes, 18 de enero de 2022
Área de clientes
No cerrar sesión
Gestión de claves
Artículos
Legislación
Empresas cárnicas
Revista on line


¿Quieres ser cliente?

Rabobank constata la necesidad de inversiones en el sector porcino mexicano para satisfacer la creciente demanda de esta carne


La industria porcina mexicana se encuentra en una encrucijada según el último de los reportes de Rabobank. La transformación de la industria de un sector de producción fragmentado de baja tecnología a un proveedor de carne de cerdo competitivo a nivel mundial en solo unas pocas décadas es loable pero para cumplir con las expectativas futuras del mercado y brindar resultados financieros consistentes, el sector debe continuar su proceso de modernización, asegura la entidad en uno de sus informes.

La industria tiene dos opciones principales de cara al futuro. A través de inversiones adicionales, tiene la oportunidad de estabilizar la producción y, en nuestra opinión, de generar retornos financieros más predecibles.

Para ello, debe fundamentalmente:
  • Acelerar las inversiones en materia de bioseguridad y formación de los trabajadores.
  • Consolidar a las empresas más débiles y avanzar hacia mayor integración vertical
  • Elevar el valor de la canal a través de ventas de mayor valor, productos de conveniencia y crecimiento de las exportaciones.

Frente a esto, para Rabobank, si el apetito por nuevas inversiones no crece, la industria porcina mexicana puede detenerse en su camino de modernización, quedando expuesta a la volatilidad que se ha asociado con los desafíos de salud del censo ganadero y los márgenes más ajustados asociados con la calidad inconsistente de la carne de cerdo que comercializa.
Compartir esta noticia en:    Compartir en Linkedin LinkedIn        
©2022 Estrategias Alimentarias SL. Todos los derechos reservados. Aviso legal. Protección de datos