Miércoles, 24 de julio de 2024
Área de clientes
No cerrar sesión
Gestión de claves
Artículos
Legislación
Empresas cárnicas
Revista on line


¿Quieres ser cliente?

- España
¿Bajar el IVA a los alimentos?

Editorial de la revista EUROCARNE
Número 309, septiembre 2022

Esto de la inflación no es nuevo y se ha tratado de muy variadas formas. Baste un solo ejemplo: busquen en Spotify o en Youtube una canción de Juan Luis Guerra que se llama El costo de la vida y verán muchos de los problemas actuales reflejados en la sociedad dominicana de comienzos de los 90. Solo que ahora no es un problema de un país lejano y caribeño, al que parece que estemos acostumbrados a asociar la inflación. Es algo de nuestro día a día.

Otro ejemplo: la industria cárnica argentina y sus trabajadores han pactado la subida de un 85%, sí ¡un 85%! los sueldos de los trabajadores debido al incremento del coste de la vida, que cantaría Guerra. Justo Argentina, el país que tiene limitado el precio de los cortes cárnicos más consumidos por los ciudadanos. No sabemos si le suena de algo todo esto a raíz de las noticias del último mes.

Pero centrándonos en lo nuestro, la cadena cárnica a nivel mundial vive situaciones que hacen chirriar su funcionamiento, con subidas de costes que resultan prácticamente imposibles de trasladar al siguiente eslabón y que no encuentran solución en ningún estamento.

Hasta ahora, los únicos ofrecimientos que se han lanzado desde el Gobierno han pasado por topar los precios de los alimentos con reuniones celebradas con la distribución y no con los fabricantes de los alimentos, como si estos surgieran de forma espontánea en los lineales. Por cierto, no por llamarlo “topar precios” va a ser menos claro que se trata de “limitar precios”. Al menos la RAE no tiene esa definición en topar.

Frente a ello, la respuesta unánime ofrecida por la distribución no ha sido la de fijar precios al estilo argentino, sino la de pedir que se baje el IVA que los consumidores pagamos. Si ya se ha hecho con la electricidad o el gas  que ha bajado del 21 al 5% hasta finales de año por Real Decreto ¿no se va a poder hacer con la carne fresca y los derivados que son alimentos básicos? Ya discutiríamos si unos u otros alimentos deben tener ese IVA super reducido, pero al menos bajar los de primera necesidad que no lo tienen aún al 4%.

Está más que claro que ante situaciones como las que venimos viviendo, menos impuestos implican a corto plazo más capacidad adquisitiva, sobre todo en una población que cada día parece tener más mes al final del sueldo como se dice popularmente.
Más noticias - España
Compartir esta noticia en:    Compartir en Linkedin LinkedIn        
©2024 Estrategias Alimentarias SL. Todos los derechos reservados. Aviso legal. Protección de datos. Políticas de cookies