Domingo, 21 de julio de 2024
Área de clientes
No cerrar sesión
Gestión de claves
Artículos
Legislación
Empresas cárnicas
Revista on line


¿Quieres ser cliente?

- España - Eventos
Cesfac aborda junto a productores argentinos la futura normativa sobre deforestación y cómo afecta al cultivo de soja

La sede de la Embajada de la República Argentina en Madrid ha sido el escenario escogido para la celebración de la jornada “Soja sin deforestación. ¿Es posible?” organizada por la Confederación Española de Fabricantes de Alimentos Compuestos Para Animales (Cesfac), la Fundación Cesfac y la propia Embajada de la República Argentina en España.

El director de Cesfac, Jorge de Saja, ha destacado que esta ha sido la primera jornada de estas características celebrada en Europa. “Debemos ser capaces de convertir nuestro esfuerzo en un valor de competitividad”, ha afirmado, recalcando que Cesfac ha sido, desde el año 2019, pionera a la hora de adelantarse a la normativa sobre deforestación aplicada a la fabricación de alimentos compuestos para animales.

Ha participado Marta Angoloti, jefa de Área de la Madera de la Subdirección General de Política Forestal y Lucha contra la Desertificación, quien ha afirmado que se van a establecer una serie de requisitos en la importación de productos como la soja, entre ellos la puesta en marcha de una declaración de diligencia debida, en la que el operador se responsabilice de la insignificancia del riesgo de deforestación antes de que el producto entre el mercado. También ha destacado la próxima obligación de geolocalizar las parcelas de producción de la materia prima en base a los requisitos técnicos que establece la normativa.

También ha participado Gustavo Idígoras, presidente de la Cámara de la Industria Aceitera de la República Argentina (CIARA) y del Centro Exportador de Cereales (CEC). “Argentina es el primer exportador mundial de harina de soja, llegando a un total de 75 mercados. Junto a Polonia, España es un socio estratégico en la Unión Europea”, ha declarado, añadiendo que Europa sigue siendo el rector internacional de las reglas de juego del mercado global. “La legislación europea se replica entre el resto de los compradores del mundo. Si no se logra la condición de exportador en Europa, es difícil llegar a exportar en el resto del mundo”, ha detallado.

La jornada ha contado con una mesa redonda, moderada el director de Cesfac, en la que se han conocido los diferentes puntos de vista de la aplicación de la nueva normativa por parte de las administraciones y operadores de la cadena.

Daniel Martínez, miembro del Comité de Deforestación de la Asociación Española de Comercio Exterior de Cereales y Productos Análogos (Aecec), ha felicitado a los operadores argentinos, destacando que “hacen falta iniciativas como ViSEC en España. Podemos estar tranquilos con la soja argentina. Ahora bien, quedan habas y harinas de otros orígenes cuya trazabilidad no está tan avanzada. Quizás el principal problema sea la adaptación a los tiempos que exige la normativa. Es un riesgo que deberemos abordar”. 

Pedro Cordero, vicepresidente de Cesfac y de Fefac, ha afirmado que el sector fabricante de alimentos compuestos en España está preparado para adaptarse a la nueva normativa comunitaria: “La sensibilidad de estos temas en España es cada vez mayor, creciente incluso en relación con la susceptibilidad que existe en países del norte de Europa. Por otro lado, no debemos perder de vista el nivel de competitividad de nuestras exportaciones. El camino no va a ser sencillo, pero podemos convertir una situación complicada en una diferenciación en el mercado a la hora de exportar”.

Aurelio del Pino, presidente de la Asociación de Cadenas Españolas de Supermercados (ACES), ha afirmado que a la distribución “nos gusta que las soluciones estén en el origen, que sean los productores quienes se anticipen los problemas que puedan venir. El éxito de la iniciativa de ViSEC es haber convencido al productor de la necesidad de trabajar para anticiparse a lo que está por venir”. 

La directora General de Biodiversidad, Bosques y Desertificación, María Jesús Rodríguez de Sancho, ha contextualizado la importancia de este reglamento: “Debemos tener una visión de conjunto en torno a la nueva normativa. La sensibilización de los ciudadanos hacia estos temas es creciente”, ha afirmado. Rodríguez de Sancho ha declarado que Europa es la responsable de entre un 10 y un 15% de la deforestación global a través del consumo. “Es una responsabilidad ética y moral de los ciudadanos europeos y españoles. Somos el tercer país europeo en consumo de estos productos. Cuando hablemos del reglamento, debemos de tener todo esto en mente”.

Por último, la directora General de Producciones y Mercados Agrarios del MAPA, Esperanza Orellana, ha hablado de la importancia de la puesta en marcha de reglamentos para unificar criterios, evitando confusión en el consumidor. “El sector de la alimentación animal en España es líder. Esa posición de liderazgo obliga a una responsabilidad. Tenemos que demostrar que se puede hacer bien. Que otros países jueguen en otra división no debe preocuparnos. Debemos pensar que Argentina y España juegan en la Champions”, ha relatado.

La jornada ha sido clausurada por el presidente de la Fundación Cesfac, Josep Jové, quien ha afirmado que “a lo largo de las últimas décadas, la industria de fabricación de alimentos compuestos para animales española se ha caracterizado por una exitosa resiliencia y adaptación a todos aquellos cambios normativos que han nos han trasladado las distintas administraciones europeas y nacionales. Hemos cumplido con todo aquello que se nos ha exigido y, en lo que respecta deforestación tenemos la intención de cumplir igualmente”.

Ha destacado que, muestra del compromiso con la sostenibilidad, son la “Agenda de Sostenibilidad Cesfac 2030” y el documento “Soja sostenible para un suministro responsable de piensos compuestos”: “En ningún caso cuestionamos el espíritu del planteamiento de la nueva reglamentación comunitaria de lucha contra la deforestación. Ahora bien, creemos que la normativa será exitosa en la práctica siempre y cuando se establezca un diálogo fluido y de colaboración entre las administraciones y las empresas implicadas, para que puedan ajustar sus procesos de manera ordenada y sin poner en riesgo la rentabilidad y sustentabilidad económica de la producción ganadera y por ello, sin poner en riesgo la sostenibilidad humana y social de los entornos en los que se asienta”, ha concluido.
Más noticias - España - Eventos
Compartir esta noticia en:    Compartir en Linkedin LinkedIn        
©2024 Estrategias Alimentarias SL. Todos los derechos reservados. Aviso legal. Protección de datos