Martes, 21 de mayo de 2024
Área de clientes
No cerrar sesión
Gestión de claves
Artículos
Legislación
Empresas cárnicas
Revista on line


¿Quieres ser cliente?

- I + D + i - Internacional
Arkansas fomentará el uso de inteligencia artificial y robótica en el procesamiento del pollo

Arkansas intensificará el uso de el uso de inteligencia artificial y robótica en el procesamiento de pollo para reducir el desperdicio en el deshuesado y detectar patógenos, tras recibir una financiación de cinco millones de dólares con este objetivo.

En concreto, la subvención del Instituto Nacional de Alimentos y Agricultura del Departamento de Agricultura de EE. UU. establecerá el Centro para la Automatización Escalable e Inteligente en el Procesamiento de Aves. El centro, dirigido por la División de Agricultura del Sistema de la Universidad de Arkansas, se unirá a investigadores de cinco instituciones en tres estados en los esfuerzos para adaptar la automatización robótica al procesamiento de carne de pollo.

El director del proyecto, Jeyam Subbiah, dijo que la Estación Experimental Agrícola de Arkansas, el brazo de investigación de la División de Agricultura, recibirá 2.2 millones de dólares de la subvención, principalmente para enfocarse en la automatización de la seguridad alimentaria para las plantas de procesamiento de aves. La beca es por cuatro años.

Subbiah es profesor y director del departamento de ciencias de la alimentación de la División de Agricultura y la Facultad de Ciencias Agrícolas, Alimentarias y de la Vida Dale Bumpers de la Universidad de Arkansas.

A su vez, la Institución de Tecnología de Georgia, mejor conocida como Georgia Tech, es un socio importante en el proyecto, dijo Subbiah. Hasta 2,1 millones de euros de la subvención se destinarán a Georgia Tech para centrarse en la automatización de las líneas de procesamiento que convierten los pollos en carne.

El dinero restante de la subvención se dividirá entre Julia McQuillan, profesora de sociología Willa Cather en la Universidad de Nebraska-Lincoln, y Brou Kouakou, decano asociado de investigación en la Universidad Estatal de Fort Valley en Georgia. Jeff Buhr, científico del Servicio de Investigación Agrícola del USDA, contribuirá con su experiencia en fisiología de pollos de engorde para guiar el deshuesado robótico de la carne, dijo Subbiah.

Enfrentando el desafío
El impulso reciente para automatizar el procesamiento de pollo comenzó con la pandemia de COVID-19, dijo Subbiah. La enfermedad se propagó rápidamente entre los trabajadores de la línea de procesamiento. Desde lo peor de la pandemia, la industria avícola, como muchas otras, ha tenido problemas para contratar suficientes trabajadores. Las manos robóticas no son expertas en sostener un pollo, dijo. Se necesita nueva tecnología para evitar que se caigan carnes resbaladizas. Separar los cadáveres en cortes de carne también es complicado.

“Los deshuesadores humanos dejan alrededor del 13 por ciento de la carne en los huesos”, dijo Subbiah. “Las deshuesadoras automáticas dejan entre un 16 y un 17 por ciento. A escala industrial, eso es una pérdida significativa de valor. Usaremos inteligencia artificial y realidad virtual para mejorar la precisión y reducir el desperdicio”.

La automatización puede aliviar la escasez de mano de obra, dijo Subbiah. También permite que las plantas se ubiquen en áreas rurales con una mano de obra más pequeña pero más cerca de los gallineros y con costos de propiedad más bajos.

“Las máquinas automatizadas en este momento están programadas para deshuesar o cortar pollos en función de un tamaño y forma promedio. Pero ningún pollo tiene ese tamaño o forma”, dijo Subbiah. “Los cuchillos manejados por robots cortan mal la carne. Las máquinas tienen que aprender a adaptarse a la realidad de tamaños y formas aleatorios”.
 
Más noticias - I + D + i - Internacional
Compartir esta noticia en:    Compartir en Linkedin LinkedIn        
©2024 Estrategias Alimentarias SL. Todos los derechos reservados. Aviso legal. Protección de datos