Jueves, 20 de junio de 2024
Área de clientes
No cerrar sesión
Gestión de claves
Artículos
Legislación
Empresas cárnicas
Revista on line


¿Quieres ser cliente?

- España
El conflicto de estibadores del Port de Tarragona podría hacer peligrar el abastecimiento de piensos para animales

Asociaciones agroalimentarias reivindican una solución a corto plazo

Diversas asociaciones del sector agroalimentario, entre ellas ASFAC (Asociación Catalana de Fabricantes de Alimentos Compuestos), CESFAC (Confederación Española de Fabricantes de Alimentos Compuestos para Animales), ACCOE (Asociación de Comercio de Cereales y Oleaginosas de España), la Llotja de Cereales de Barcelona y AECEC (Asociación Española de Comercio Exterior de Cereales y Productos Análogos) han reivindicado la necesidad de una solución a corto plazo al conflicto de la estiba en Tarragona.

El conflicto laboral que se está viviendo en el Puerto de Tarragona desde principios de 2022 proviene, según el comunicado de las citadas asociaciones, de la liberalización de la estiba portuaria, que "ya ha perjudicado a un sector agroalimentario muy afectado este último año por la guerra en Ucrania, la crisis de precios y la meteorología adversa. Todo ello ha provocado mucha tensión en un posible desabastecimiento de piensos para los animales, principalmente de las zonas de Cataluña y Aragón".

El comunicado añade que no sólo ha comportado importantes sobrecostes a los importadores, ya que la demora en las descargas de los barcos que transportan cereales y oleaginosas ha provocado que las empresas tuvieran que pagar una cantidad adicional a los armadores por los días extra anclados en las entradas del Puerto, sino incluso, algunos barcos han optado por desviarse a otros puertos cercanos donde poder descargar.

Desde mediados de 2022, los integrantes de la cadena agroalimentaria han llevado a cabo diferentes reuniones con los principales agentes implicados con el objetivo de que la situación de los estibadores no llegue ni afecte al bienestar de los animales ni de los consumidores. Especialmente, ante las previsiones de este 2023 en cuanto a la cosecha española de cereales que apuntan a una reducción del 50%, por lo que las necesidades de importación se incrementarán.

Sin embargo, la directora de ASFAC, M. Carme Soler, lamenta que “el conflicto no esté resuelto y que no haya habido ninguna acción contundente”. En concreto, la asociación critica la falta de personal y las preferencias de asignación de personal portuario que han dejado los productos agroalimentarios como última prioridad de la estiba. Este “convenio interno” supone que otros productos (coches, papel, siderúrgico…) pasen por delante a la hora de descargar.

Por otra parte, la decisión de algunas importadoras de cereales de cambiar el destino de sus barcos por las demoras significa una disminución competitiva del Puerto de Tarragona, así como mayores costes para los fabricantes de piensos y toda la cadena posterior. Además, algunos importadores se han visto en la obligación de trasladar los costes de las demoras a los precios finales de compra. Por tanto, toda la materia prima que llega al Puerto de Tarragona lleva añadida el “peaje” del conflicto laboral.

Peticiones del sector
Las asociaciones que firman el documento piden a los distintos agentes implicados en el sector que actúen para dar respuesta al conflicto de la estiba. Durante este tiempo, "la Autoridad Portuaria ha mantenido una posición neutral, de árbitro", expone M.Carme Soler. Por eso, con la voluntad de disminuir las consecuencias inminentes, instamos a la administración general y a las autoridades competentes para obtener una solución a corto plazo que mejore la situación entre los estibadores y los trabajadores del Puerto.

Concretamente, habría que llegar a un acuerdo antes de agosto, que es cuando llegarán las nuevas cosechas; aumentar la plantilla del personal portuario, eliminar el “convenio interno” que prioriza la asignación de los estibadores a determinados productos y mejorar la capacidad horaria de los servicios inspectores del Puerto de Tarragona. A largo plazo, será necesario incrementar la eficiencia y el horario de los trabajadores, así como facilitar tanto la formación como las prácticas (800 horas) que garanticen una rápida y eficaz incorporación de trabajadores.
Más noticias - España
Compartir esta noticia en:    Compartir en Linkedin LinkedIn        
©2024 Estrategias Alimentarias SL. Todos los derechos reservados. Aviso legal. Protección de datos