Martes, 16 de julio de 2024
Área de clientes
No cerrar sesión
Gestión de claves
Artículos
Legislación
Empresas cárnicas
Revista on line


¿Quieres ser cliente?

- Internacional
El USDA considera que la UE se encamina a uno de sus momentos más bajos tanto en ganadería como en producción cárnica

El USDA acaba de publicar uno de sus informes referentes a la evolución de la ganadería y la producción de carne en la Unión Europea. En el caso del vacuno, el informe señala la caída del censo vacuno desde 2017 y cómo en 2023 y 2024 continuará la tendencia sin que el alto precio de la leche y de la carne de este tipo haya logrado revertir la contracción. Los productores de ganado lechero y de carne enfrentan márgenes de ganancia reducidos debido a los altos precios de los piensos, la energía y la mano de obra. 

Otro desafío para la industria son las nuevas regulaciones impuestas por la Comisión Europea (CE), que requieren inversiones financieras y cambios en las prácticas de gestión agrícola. El flujo incesante de nuevas necesidades crea incertidumbre para los ganaderos, limitando su capacidad de inversión. Por ejemplo, si bien las exportaciones de ganado de la UE, en particular a Turquía, se recuperaron en 2022, se espera que la próxima legislación de la UE sobre bienestar animal en materia de transporte de animales limite el ganado vivo en el futuro. exportaciones.

En Europa Central, se prevé que la combinación de apoyo específico y estructural, el aumento del peso de las canales y la caída de los precios de los piensos respalde un ligero repunte de la producción de terneros. Se espera que el rebaño centroeuropeo se expanda o se estabilice. Sin embargo, en los Estados miembros occidentales de la UE, se prevé que la cabaña bovina se contraiga aún más en 2024 debido a la falta de apoyo al sector.

Debido al menor censo vacuno y a la disminución de la oferta de animales jóvenes, el sacrificio en la UE está disminuyendo y podría pasar de los 23 millones de 2022 a los 22,35 previstos para 2024.  La producción de carne de vacuno estimada en la UE para 2023 y prevista para la UE en 2024 continúa disminuyendo quedándose en unos 6,44 millones de t para 2024. La limitada oferta nacional y mundial de carne de vacuno está aumentando los precios, reduciendo las ventas minoristas y de servicios de alimentación, y restringiendo las importaciones de carne de vacuno de la UE que rondarían las 390.000 t en 2024, especialmente de carne de alta calidad. Debido a la oferta interna limitada, se prevé que las exportaciones de carne de vacuno de la UE caigan y se sitúen para el año próximo en 550.000 t, lejos de las 623.000 t de 2022.

En cuanto a la producción porcina y la carne de este tipo, el USDA considera que está habiendo una reorientación hacia el mercado interno. puesto que hubo una caída en las exportaciones a terceros países junto a un incremento de los precios de los piensos, reduciéndose la cría de lechones en 2022. Para este 2023 el USDA considera que se ha superado esta etapa y hay márgenes de ganancia mejorados lo que conllevaría a que haya un repunte temporal del número de sacrificios en la segunda mitad de 2023, pero no suficiente para compensar la reducción de comienzos de año.

Los recortes más significativos se esperan en casi todos los principales Estados miembros de la UE productores de carne de porcino. En consonancia con la disminución del sacrificio, que pasaría de los 239 millones de animales sacrificados en 2022 a los 226 en 2024, se prevé que la producción de carne de cerdo de la UE disminuya en 2023 y 2024 quedándose en 21,15 millones de t para 2024.

Debido a la falta de una recuperación total de la demanda china ante su desaceleración económica, el sector porcino de la UE intenta diversificar las exportaciones a otros terceros países, pero ninguno de los destinos, ni siquiera combinados, pudieron cubrir la brecha dejada por China lo que provoca que las exportaciones pasen de los 4,17 millones de t en 2022 a los 3,5 millones de t previstos para 2024.

El sector también se enfrenta a una demanda cada vez menor en el mercado interno. Los consumidores de la UE muestran una preferencia por la carne de aves sobre la de cerdo por consideraciones de salud, facilidad de preparación y precio relativamente más bajo. Mediante la reestructuración, el sector se esfuerza por volver a alinear la oferta con la demanda interna y de exportación tradicional. Las empresas líderes del norte y del sur de Europa planean centrarse menos en cantidad y más en calidad, rentabilidad y preferencia de los consumidores europeos, fomentando la concentración e integración del sector.
Más noticias - Internacional
Compartir esta noticia en:    Compartir en Linkedin LinkedIn        
©2024 Estrategias Alimentarias SL. Todos los derechos reservados. Aviso legal. Protección de datos