Lunes, 15 de julio de 2024
Área de clientes
No cerrar sesión
Gestión de claves
Artículos
Legislación
Empresas cárnicas
Revista on line


¿Quieres ser cliente?

- I + D + i
Investigadores italianos y españoles definen la información que debería llevar el etiquetado en la parte frontal del envase

Científicos italianos y españoles han elaborado un decálogo sobre el contenido que debería tener una etiqueta nutricional en la parte frontal del envase para crear una base común y ayudar a los consumidores a tomar decisiones informadas sobre dietas más sanas.

El acuerdo entre investigadores de ambos países se firmó durante la reunión "Principios para la definición de las etiquetas nutricionales delanteras de los envases (FOPNL) - Taller de investigadores italianos y españoles", celebrada en la Universidad de la Sapienza de Roma y organizada por la Unidad de Investigación en Ciencias de la Alimentación del Departamento de Medicina Experimental de la Universidad de la Sapienza y el Comité Nacional de Bioseguridad, Biotecnología y Ciencias de la Vida (CNBBSV) de la Presidencia del Gobierno.

Los principios para la definición de la etiqueta de la parte frontal del envase definidos por los científicos italianos y españoles se basan en un enfoque informativo, de acuerdo con las directrices de la Comisión Europea destinadas a animar a los consumidores a adoptar una dieta sana para contrarrestar la elevada incidencia de las enfermedades degenerativas crónicas no transmisibles. Esta lógica no se basa en la imposición de una norma, sino en su comprensión. "La FOPNL prescriptiva, de hecho, sólo requiere que uno siga 'pasivamente' las instrucciones, mientras que la FOPNL informativa requiere información, educación y juicio. La ventaja de esto es que fomenta la capacitación del consumidor, que puede entender cómo organizar su dieta de forma eficaz. Proporcionar información a los consumidores sobre lo que constituye una dieta sana puede influir positivamente en los hábitos alimentarios.

ara los investigadores italianos y españoles, la etiqueta informativa tiene la ventaja de situar la información en un contexto dietético más amplio de ingesta diaria, lo que conduce a una perspectiva nutricional más completa sobre el equilibrio general.Teniendo esto en cuenta, la FOPNL debería ayudar a los consumidores a tomar las mejores decisiones incluyendo todos los alimentos en su dieta, en las cantidades adecuadas, para evitar un consumo excesivo

Tradiciones territoriales y la combinación correcta de varios alimentos
Dado que ningún alimento por sí solo puede representar ni un riesgo ni un beneficio para la salud, la FOPNL debería destacar positivamente la importancia de los patrones dietéticos que han demostrado ser saludables, realzando las tradiciones alimentarias, los hábitos y los aspectos socioculturales de las comunidades locales. Teniendo esto en cuenta, la FOPNL debería ayudar a los consumidores a tomar las mejores decisiones incluyendo todos los alimentos en su dieta, en las cantidades adecuadas, para evitar un consumo excesivo.

Limitaciones
El objetivo es promover la combinación correcta de varios alimentos para seleccionarlos en función de las necesidades individuales específicas. Según científicos italianos y españoles, las recomendaciones para las etiquetas frontales son las siguientes:

1. La arbitrariedad del algoritmo: Los sistemas "prescriptivos" (y en particular el Nutriscore) suelen evaluar el valor nutricional de los alimentos mediante algoritmos arbitrarios o mal definidos.

2. Estándar de referencia no real: los sistemas "prescriptivos" se basan en una cantidad estándar de alimento (100 g o 100 ml) que casi nunca se corresponde con las proporciones que se consumen habitualmente.

3. Limitaciones del algoritmo: el resultado final (color o letra) es la combinación (desconocida) de varios datos.

4. Pérdida de información, especialmente para los grupos más vulnerables.

5. Limitación de los parámetros considerados, con predominio de los que se consideran negativos.

6. Escaso potencial educativo: las indicaciones llevan a evitar el consumo de un determinado alimento en lugar de a adquirir un comportamiento alimentario "correcto".

7. Disminución de la eficacia de los mensajes "negativos" con el paso del tiempo.

8. Efecto halo con sobreestimación del efecto positivo de los alimentos etiquetados como "verdes".

9. Enfoque simplista que basa el razonamiento en los alimentos que hay que comer o evitar y que no es capaz de promover modelos alimentarios cuya eficacia para prevenir enfermedades crónicas degenerativas está demostrada.

10. Falta de pruebas científicas sobre la eficacia real: las pruebas actuales muestran un efecto sobre el "consumo" de determinados alimentos, pero no sobre su impacto en la "salud" de los consumidores.

Para Lorenzo Maria Donini, catedrático de Ciencia de los Alimentos de la Universidad de la Sapienza de Roma: "El acto puede suponer una importante contribución al debate en curso sobre el etiquetado de los productos alimenticios envasados. Un comportamiento alimentario sano y sostenible que promueva y mejore la salud del individuo y del planeta se comunica a través de una información científicamente correcta, pero fácil de entender, que convierte al consumidor en un actor responsable.
Más noticias - I + D + i
Compartir esta noticia en:    Compartir en Linkedin LinkedIn        
©2024 Estrategias Alimentarias SL. Todos los derechos reservados. Aviso legal. Protección de datos