Lunes, 26 de febrero de 2024
Área de clientes
No cerrar sesión
Gestión de claves
Artículos
Legislación
Empresas cárnicas
Revista on line


¿Quieres ser cliente?

- I + D + i
Un estudio muestra que la ganadería de vacuno española emite menos gases de efecto invernadero que la media mundial

La revista Animal ha publicado en su edición de febrero un artículo elaborado por investigadores del Instituto del Instituto de Ciencias Animales y Tecnología de la Universitat Politècnica de València junto al investigador Manuel Lainez que se ha centrado en evaluar los impacto ambientales de la producción de ganado vacuno para carne según distintos sistemas de cría. El trabajo, disponible en el siguiente enlace, lleva por título, Assessing the environmental impacts of beef production chains integrating grazing and landless systems.

En el sector de la carne de vacuno coexisten diferentes sistemas de producción, que van desde el pastoreo tradicional hasta los sistemas sin tierra o cebaderos. Entre ellos, los sistemas mixtos han surgido como una alternativa prometedora ya que involucran ganado adulto en sistemas de pastoreo junto con terneros de engorde en sistemas en cebo, lo que potencialmente logra una mayor productividad y al mismo tiempo reduce los impactos ambientales generales. 

Este estudio tuvo como objetivo estimar los principales impactos ambientales de cuatro tipos de sistemas mixtos de carne vacuna en función del origen de los terneros que se crían, engordan y sacrifican. 

El estudio evaluó los impactos ambientales desde el nacimiento hasta la puerta del matadero, expresados ​​por kilogramo de peso de la canal. Los cuatro sistemas evaluados incluyen granjas de vacas nodrizas que engordan a sus propias crías (granja única de carne, BSF), un sistema en el que los terneros criados en una granja nodriza son engordados en una granja diferente (unidad de engorde de carne, BFU), y sistemas en los que las granjas lecheras los terneros se engordan en unidades de cría, con terneros procedentes de España (lechería nacional, DN) o de explotaciones situadas en el extranjero (lechería en el extranjero, DA).

Los resultados indican que la producción de carne de BSF y BFU tiene mayores impactos ambientales que la de los sistemas DN y DA, principalmente debido a la menor carga ambiental asignada a los terneros lecheros, mientras que la contribución de las actividades del matadero a los impactos ambientales fue mínima.

Para mitigar los impactos ambientales de los sistemas de producción de carne evaluados, se recomiendan acciones dirigidas al manejo de la alimentación animal, la función del rumen, la genética, la reproducción y el manejo del estiércol. Además, aumentar la eficiencia de la producción animal se identifica como un factor crucial para reducir los impactos ambientales.

Los estudios futuros deberían considerar los posibles beneficios ambientales del pastoreo de animales, como el secuestro de carbono en el suelo y la promoción de la biodiversidad.

Además de la reducción de emisiones de gases de efecto invernadero, los científicos han constatado otros puntos relevantes como que la huella hídrica del vacuno de carne en nuestro país es un tercio si se compara con la media mundial. Otros aspectos que destacan son:
  • Captura de carbono no contabilizada: La metodología que se utiliza actualmente para la medición de la huella de carbono no considera la captura de carbono realizada por los pastos donde está las vacas. Así, se calcula que el secuestro de carbono puede llegar a compensar el 60% de las emisiones de los animales en pastoreo. Tampoco se contempla otro aspecto positivo como el fomento de la biodiversidad de la ganadería de vacuno de carne en su impacto medioambiental.
  • Competencia con la alimentación humana: El 92% de la alimentación que consume la ganadería de vacuno de carne en España no compite con la alimentación humana y el 8% restante principalmente cereales como la cebada o el maíz no ejerce presión sobre el aumento del precio de los alimentos. 
  • Eficiencia ganadera: Los sistemas de producción de carne de vacuno en España demuestra altos niveles de eficiencia en su sistema de producción, optimizando el uso de los recursos disponibles.
  • Impacto de la eliminación de vacas en el planeta: La eliminación de vacas podría dar lugar a que otros herbívoros salvajes ocuparan su espacio, emitiendo gases de efecto invernadero de manera similar a los rumiantes actuales, pero sin contribuir a la alimentación del planeta.
  • Compromiso climático: El sector ganadero en España está comprometido con la reducción de emisiones de carbono. Muestra de ello ha sido el lanzamiento de la "Estrategia Vacuno de Carne Carbono Neutral 2050" y unas guías de buenas prácticas medioambientales antes de que la Comisión Europea lanzase la estrategia “Green Deal” y “Farm to fork”, con medidas concretas para avanzar en esa búsqueda de la neutralidad climática en 2050 reflejados en los códigos de buenas prácticas medioambientales en la ganadería, industria y punto de venta.
  • Colaboración científico-ganadera: La colaboración entre la comunidad científica y el sector ganadero es una realidad esencial para alcanzar los objetivos climáticos.
Más noticias - I + D + i
Compartir esta noticia en:    Compartir en Linkedin LinkedIn        
©2024 Estrategias Alimentarias SL. Todos los derechos reservados. Aviso legal. Protección de datos